Un trabajador del jamón podrido: “Los compramos a 1,9 euros/kilo". En la imagen, jamones de Comapa, proveedor estrella de Carrefour, van a destrucción por encontrarse en mal estado. EFE

Habla un trabajador del jamón podrido: “Los compramos a 1,9 euros el kilo”

stop

Un trabajador de la trama del jamón podrido confiesa que compran la carne a un precio por debajo del fiambre más barato: 1,90 euros el kilo

David Placer

Economía Digital

Un trabajador del jamón podrido: “Los compramos a 1,9 euros/kilo". En la imagen, jamones de Comapa, proveedor estrella de Carrefour, van a destrucción por encontrarse en mal estado. EFE

Madrid, 13 de julio de 2018 (04:55 CET)

La trama del jamón podrido ha creado un negocio millonario sobre la base de comprar carne putrefacta, en mal estado y caducada para venderla a precio de producto fresco y con fecha de caducidad falsa.

Las dos grandes empresas que siguen gestionando carne y jamones en mal estado en Extremadura mantienen una red que capta jamón y carne que debían ser enviadas a las incineradoras. Al recibirlo, lo adecentan, retiran las partes dañadas y lo vuelven a etiquetar con fechas de caducidad falsas, tal como destapó en exclusiva Economía Digital hace tres semanas.  

Este medio ha contactado con un trabajador de una de "las naves de los horrores” de Extremadura, donde se acumulaban embutidos, ibéricos y carne fresca con gusanos, con envases al vacío rotos o abombados.

“Compramos los jamones muy baratos. 1,9 euros el kilo. Por lo general son piezas de 7 o 7,5 kilos y las vendemos a 2,9 euros el kilo”, explica el trabajador de la nave que ha solicitado mantener su nombre en el anonimato.

La red ha crecido por toda España. Se sospecha que puede haber nuevas naves donde se hayan trasladado las operaciones

Sobre la base de una ganancia de siete euros por pieza, la venta masiva de kilos de jamón en mal estado supone un negocio millonario. Sólo en dos de las naves inspeccionadas por los servicios sanitarios de Extremadura tenían 300.000 kilos, lo que supone un beneficio neto de más de dos millones de euros en mercancía en un momento puntual. La trama lleva operando, al menos, dos años, según han explicado fuentes cercanas a las empresas investigadas. 

Pero la red ha crecido por toda España y se han encontrado mercancía putrefacta en varias provincias: Mallorca, Valencia, Cáceres, Badajoz y Granada. La investigación judicial sospecha que puede haber nuevas naves donde se hayan trasladado las operaciones después del decomiso de mercancía y su posterior destrucción por orden judicial.

Devoluciones por carne podrida

“Recibimos muchas devoluciones cuando los clientes se dan cuenta de que el jamón es malo. Pero aquí nada se tira. Se intenta dar el producto a otros clientes o a las empresas asociadas. No sólo vendemos en una región. Tenemos clientes en toda España”, explica el trabajador.

Las cifras aportadas por el empleado han sido confirmadas por fuentes de la investigación a las que ha tenido acceso este medio. El margen comercial por las ventas de jamón en mal estado se ubican en siete euros por pieza.

La mayor trama de venta de carne podrida está siendo investigada por dos juzgados

La mayor trama de venta de carne podrida está siendo investigada por dos juzgados en España: Frenegal de la Sierra (Badajoz) y Alzira (Valencia). Las empresas implicadas tienen lazos cruzados y movían mercancía de una provincia a otra.

La investigación avanza con la imputación de 10 responsables y empleados de cuatro compañías en Extremadura: Valle Los Valfríos, Cash La Temporada, Porkytrans y Pescados Sarymar, que alquilaba naves a la red por el aumento de la mercancía.

En Valencia también están siendo investigadas las empresas Vitalinna y Jamones Nicolau, que guardan estrechas relaciones comerciales con Comapa, la empresa líder de la distribución de ibéricos en España y que vende a Carrefour, Makro y Ahorramas, entre otras cadenas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad