Ibericar se alía con el gigante estadounidense Penske para expandir el lujo de BMW en BCN

stop

Los concesionarios catalanes controlados por Mapfre y Grupo Caetano crean una joint-venture con la firma internacional valorada en 24 millones de euros

El CEO de Ibericar, Joan Pla, y el director gerente de Barcelona Premium, Cesar Gil | ED

08 de julio de 2014 (13:52 CET)

Ibericar Keldenich tiene un plan ambicioso para crecer en Barcelona y su área de influencia. Los concesionarios catalanes controlados por Mapfre y la compañía portuguesa Grupo Caetano han llegado a un pacto con el gigante estadounidense Penske para crear la sociedad Barcelona Premium. El capital inicial de la firma asciende a 24 millones de euros y los dos socios se reparten la propiedad al 50%.

Para la compañía de Michigan (EEUU), la operación implica poner por primera vez el pie en España. Se trata de uno de los players más importantes del mundo en cuanto a distribución de vehículos y tiene el músculo financiero suficiente para colaborar con la empresa española en impulsar el negocio de BMW en Barcelona y su ámbito de influencia. Quieren mejorar el servicio al cliente y el modelo de venta.

Expansión territorial

La operación incluye siete puntos de venta y talleres. Seis que eran propiedad de Ibericar, tanto dentro de Barcelona (Plaza Cerdà, Ronda General Mitre, calle Buigas, Pasaje de la Bonanova y el taller que está cerca del hospital Quirón) como en la localidad vecina de Sant Boi; y el punto de venta que BMW controlaba en Ronda Litoral, el más grande de toda la región. La firma alemana adquirió la propiedad del inmueble tras la quiebra de la compañía valenciana Grupo Cano en 2012.

Barcelona Premium iniciará en breve una “revalorización y modernización de las instalaciones”, en palabras de su director gerente, Cesar Gil. 

Expansión

La cúpula de Ibericar asegura que el objetivo actual es consolidar la joint-venture con Penske, pero no descartan profundizar la relación entre ambos grupos. “El máximo responsable de la compañía ha estado en varias ocasiones en Barcelona, le encanta la ciudad y existe la química necesaria para iniciar nuevas operaciones”, señala el consejero delegado del grupo catalán, Joan Pla.

De hecho, el plan de negocio inicial de la nueva sociedad incluye expandirse en la segunda corona de Barcelona. Hasta la comarca de Maresme por el norte e incluso llegar a Tarragona por el sur.

Objetivo de ventas

Ibericar espera que la operación le permita comercializar 4.000 vehículos de BMW en dos ejercicios. En el actual, espera pasar de los 2.000 que consiguió vender en 2013 a unos 3.000. “El mercado y la marca crecen, lo podemos conseguir”, sentencia Pla. La concesión incluye tanto los coches de la gama BMW como la marca Mini y la división de motocicletas Motorrad.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad