Inditex vale 30.000 millones más desde que Pablo Isla es presidente

stop

Se cumplen tres años del momento en que Amancio Ortega le pasó el testigo al frente del grupo textil

Pablo Isla presenta a los medios los resultados de Inditex en  2013 | Inditex

26 de julio de 2014 (21:00 CET)

Esta semana se cumplieron tres años de la llegada de Pablo Isla a la presidencia de Inditex. Si bien ya llevaba meses realizando de forma oficiosa las tareas de máximo responsable del grupo textil, el 20 de julio de 2011 Amancio Ortega le pasó el testigo de forma definitiva. Entonces, el imperio gallego tenía una capitalización bursátil que rondaba los 38.700 millones. A día de hoy, los inversores otorgan a la compañía un valor de 69.470 millones de euros. Es decir, en los tres años que han pasado desde que el ex presidente de Altadis llegó a lo más alto el valor de la multinacional de moda se ha incrementado en más de 30.000 millones de euros.

Isla llegó a Inditex en 2005. Tanto Ortega como José María Castellano, que por aquel momento era el hombre fuerte de la compañía tras su fundador, apostaron por él. Lo avalaba la experiencia en Altadis, pero también el hecho de ser la recomendación de la compañía de cazatalentos Kerm Ferry. El que, con los años, llegó a ser presidente de Novagalicia hasta su venta al grupo venezolano Banesco, diría que “por su formación y experiencia es el candidato perfecto para dirigir Inditex en los próximos quince años”.

Apuesta por el on line

La profecía de Castellano se cumplió y, de hecho, el ascenso de Isla se aceleró debido a la airada marcha del grupo del también presidente de ONO. Ese mismo 2005, el directivo abandonó Inditex después de la tensión que se generó entre él y Ortega por la frustrada compra de Unión Fenosa por parte de un grupo de familias gallegas.

Los estudiosos del imperio Inditex reconocen la valía de Isla como presidente e indican que una de sus grandes apuestas fue, entre otras, la del negocio on line, que representa ya una parte importante de las ventas del grupo. De hecho, la pujanza de las compras a través de Internet ha hecho que el grupo cuente ya ocho centros logísticos repartidos por todo el mundo dedicados exclusivamente a pedidos a través de la red. En septiembre se espera que estén listas las nuevas instalaciones de México y Seúl (Corea del Sur).

Split sobre las acciones

Casualidad o no, el ascenso del precio de Inditex en bolsa desde que Isla llegó a la presidencia del grupo ha obligado a la compañía a tomar una medida extraordinaria. Desdoblar el precio de sus acciones para así ganar liquidez, lo que se conoce como realizar un split. Será justamente el próximo lunes, 28 de julio, cuando comience la contratación bursátil de las nuevas acciones del grupo. El valor de la compañía en bolsa no variará, simplemente si un inversor contaba con una acción del grupo, ahora tendrá cinco que sumarán el mismo valor. La idea es rebajar el valor bursátil de las acciones para favorecer las trasacciones. Este viernes, la textil cerraba a un precio de 111,45 euros el título.

En este tiempo, Pablo Isla se ha convertido en el directivo mejor pagado de España. El pasado ejercicio ganó 6,35 millones de euros. Una cantidad que se eleva hasta los 7,98 millones si se le añade la aportación de la empresa a su plan de pensiones.

Los otros pesos pesados

El poder de Isla en Inditex en innegable, si bien en la cúpula del grupo está rodeado de otras figuras de la total confianza de Ortega. La más relevante, quizás, sea la de José Arnau Sierra, uno de lo más estrechos colaboradores del tercer hombre más rico del mundo, junto al directivo Ramón Reñón.

Arnau llegó a la vicepresidencia de Inditex hace dos años como relevo de Carlos Espinosa de los Monteros, que se hizo comisionado de la Marca España. Desde 2001 es el primer ejecutivo de Pontegadea, el brazo inversor de Ortega, y desde el 97 es consejero de Gartler, la patrimonial con la que el hombre más rico de España gestiona su mayoría accionarial en el grupo textil.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad