La banca obliga a los clientes a redactar con su puño y letra las nuevas cláusulas suelo 

stop

Las entidades continúan vendiendo hipotecas con la polémica condición, pese a las sentencias judiciales y a las recomendaciones del Gobierno. La diferencia es que ahora exigen a los clientes que se den por enterados de las condiciones

Protesta de afectados por las cláusulas suelo.

Madrid , 20 de mayo de 2015 (21:25 CET)

La escena es sorprendente. En los despachos de los notarios, los firmantes de hipotecas con cláusulas suelo ahora tienen que redactar con su puño y letra una parrafada con la que explican que son conscientes de las implicaciones que ello conlleva. El notario facilita una hoja en blanco para que el firmante escriba una frase redactada con antelación.  

"Yo, _____, soy conocedor de que mi préstamo hipotecario establece limitaciones de suelo a la variabilidad del tipo de interés en la forma siguiente". Así comienza el texto con el que el cliente deja claro que el banco no lo está timando, que conoce perfectamente lo que es el Euríbor y los tipos de interés y que es consciente de que la cláusula suelo lo perjudica en relación al resto de hipotecas del mercado.

Bajo el nuevo esquema, las cláusulas suelo siguen vendiéndose a pesar de las sentencias judiciales que han obligado a los bancos a devolver los intereses cobrados de más por este concepto y de las recomendaciones del propio Gobierno que ha solicitado a la banca eliminar su comercialización. La redacción a puño y letra es exigida por el Gobierno a través del Real Decreto que protege a los deudores hipotecarios.

Táctica anti-pleito

La nueva fórmula deja constancia de que el cliente es consciente de lo que firma, pero también supone un escudo protector para la banca que la protege de futuras demandas.

"Las cláusulas suelo no han sido anuladas por los tribunales como condición hipotecaria. Los bancos han sido condenados, entre otras cosas, por no haber explicado bien su contenido", explica Santiago Viciano, abogado del bufete V Abogados que representa a más de 300 afectados por este tipo de contratos. "No se trata de un ahorro menor. Una familia con una hipoteca de 150.000 euros está pagando 278 euros más al mes por este concepto", explica Viciano.

Baja el suelo

Los notarios aseguran que, aunque la mayoría de las hipotecas de los últimos dos años no incluyen estas condiciones, hay entidades entre las que se encuentran Deutsche Bank, Bankia, Banco Popular y Sabadell, que han persistido en su comercialización.

"Si bien es cierto que ha habido engaños con preferentes y otros productos financieros complejos, las cláusulas suelo siempre han sido explicadas por los notarios. Los afectados son conocedores de todo lo que implica. Lo que pasa es que no la pueden retirar porque los bancos no negocian condiciones hipotecarias", explica un notario en Madrid con dilatada trayectoria en firmas hipotecarias.

Además de los nuevos contratos, las entidades que renuevan hipotecas fijan un suelo inferior a los niveles previos a la crisis en los que llegaron a superar el 5%. La banca ha sido condenada por el Tribunal Supremo a devolver los intereses cobrados de más desde 2013, una medida que podría beneficiar a más de 3,5 millones de españoles con este tipo de contratos, según los datos del Banco de España. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad