La decisión del gobierno que costará 550 millones a Abertis

stop

El nuevo ministro de fomento rescatará las concesiones que venzan en los próximos años, entre las que se encuentran las más rentables de la compañía catalana

Íñigo de la Serna, ministro de Fomento, en el Congreso de los Diputados / EFE

Barcelona, 02 de diciembre de 2016 (06:00 CET)

El nuevo ministro de Fomento, Íñigo de la Serna (PP), ya ha tomado una decisión sobre los peajes: retomará los planes de Ana Pastor de rescatar las autopistas cuando vayan terminándose los contratos de concesión. Esta decisión afecta muy especialmente a Abertis, empresa a la que le vencen cuatro concesiones en los próximos cinco años.

El consejero delegado, Francisco Reynés, se juega 554 millones de euros de ebitda con la decisión de De la Serna. Este es el beneficio antes de impuestos y amortizaciones que sumaron las dos concesionarias afectadas: Acesa, que logró un ebitda de 341 millones, y Aumar, que logró 213 millones.  

Estos 554 millones suponen el 20% del ebitda de Abertis en 2015, y el 60% del negocio de autopistas en España de la multinacional catalana.  

Las más rentables  

Cuatro autopistas de peaje gestionadas por Abertis terminan sus concesiones en los próximos cinco años, periodo marcado por el ministro de Fomento. En 2019 vence la de la AP7, en su tramo de Tarragona a Alicante, que gestiona Aumar. También de Aumar, la AP4 de Sevilla a Cádiz vence ese mismo año.  

Cuando más se juega Abertis es en 2021. Ese año vencen los peajes de las dos autopistas de Acesa, la concesionaria más rentable de Abertis: la AP2 en Barcelona y la AP7 de La Junquera (Girona) a Tarragona. En menor medida, la decisión de De la Serna afecta también a Itinere, que gestiona un tramo de la AP1, de Burgos a Álava, que vence en 2019.

Sin un modelo claro  

Fuentes del sector explicaron que esta afectación es relativa: las compañías ya tienen previsto que esas concesiones se terminan, por lo que sus previsiones para dichos ejercicios no las incluyen. No obstante, es una práctica habitual negociar el alargamiento de las concesiones a cambio de inversiones, sin esperar el vencimiento.  

Lo que las empresas esperan ahora es que el ministro se aclare sobre el modelo de pago de las autopistas. Íñigo de la Serna aseguró que no se prorrogarían las concesiones y que, cuando éstas venzan, la gestión volverá a manos del Estado, pero no concretó cómo se explotarán: ya se decidirá, respondió.

Desde el sector avisan que es muy fácil caer en la demagogia con los peajes: es electoralmente rentable decir que se eliminarán, pero las autopistas hay que pagarlas, con o sin ellos. Hay otros métodos, como el peaje a la sombra, pero la experiencia en CCAA como Cataluña ha evidenciado que pueden salir muy caros.  

Las radiales, otro dolor de cabeza

Lo que tampoco tiene muy claro el nuevo ministro es cómo rescatar las autopistas en quiebra, un problema que lleva enquistado más de tres años. De la Serna aseguró que ha iniciado contactos con los bancos acreedores para recuperar las ocho autopistas quebradas, pero admitió que no será fácil.

El titular de Fomento ha retomado el plan de su predecesora, que pasaría por aplicar una quita del 50% sobre la deuda de las radiales y el resto de autopistas, que suma 3.400 millones de euros. El objetivo, aseveró, es que el plan "tenga el menor impacto posible en la sociedad" y que las vías sigan en funcionamiento.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad