La Feria de Abril reparte dividendos en su primer año sin García Prieto

stop

Fiscalía sospecha que hay diferencias sustanciales entre las cuentas de este año y la de los ejercicios anteriores

Francisco García Prieto

21 de julio de 2014 (21:36 CET)

Las asociaciones de la Feria de Abril de Catalunya --la segunda más concurrida después de la de Sevilla-- recibirán por primera vez en 43 años el beneficio por la explotación de la fiesta multitudinaria celebrada en el Fòrum de Barcelona. Las entidades recibirán este año el 10% de los beneficios, que sumaron 133.000, según la Fundación Fecac, hoy enfrentada con su anterior líder, el polémico empresario Francisco García Prieto, a quien acusa de irregularidades contables y administrativas.

Los organizadores han presentado las cuentas de la primera Feria de Abril en casi tres décadas que no ha sido administrada por Francisco García Prieto. La contabilidad del primer balance sin García Prieto resulta vital para determinar si se han producido irregularidades en las cuentas anteriores, según explican fuentes cercanas a la Fiscalía.

Amigos enfrentados por dinero


Quienes fueron durante años fieles seguidores del controvertido García Prieto lo acusan ahora de enriquecerse a costa de las cuentas públicas de la entidad. Los documentos que podrían demostrar el desfalco han sido presentados por Miguel Terrino, Joaquín Moreno, Manuel Espinosa y Eduardo Mejías, hasta ahora amigos íntimos de García Prieto, que renunció el año pasado a la entidad andaluza radicada en Catalunya.

La Feria de Abril, que en principio organizaron las entidades para recoger fondos para viajar al Rocío, se fue convirtiendo con los años en un negocio lucrativo de personas allegadas y empresas. El Ayuntamiento de Barcelona cedía su suelo gratuitamente pero García Prieto lo alquilaba a precio por encima del mercado a empresas y feriantes. Además, firmaba suculentos convenios de exclusividad con empresas de bebidas y tenía inyección de dinero público del ayuntamiento de Barcelona, la Diputación, la Generalitat, la Junta de Andalucía y el ministerio de Cultura.

Decía Jordi Pujol que había tres presidentes inamovibles en Catalunya: Núñez en el Barça, él en la Generalitat y García Prieto en la Feria de Abril. Todos se han ido y todos han recibido querellas. Pujol se salvó del caso de Banca Catalana y Núñez fue condenado por cohecho y falsedad documental. El futuro de García Prieto parece estar en manos de sus ex amigos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad