La Generalitat gana otra semana para intentar evitar el cierre de Panrico

stop

La dirección y los sindicatos del grupo mantienen su discrepancia sobre la viabilidad de la factoría catalana. Piden que el próximo encuentro sea el definitivo

Panrico en Santa Perpètua de Mogoda (BCN)

07 de febrero de 2012 (17:41 CET)

El conflicto laboral en la factoría de Panrico de Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona) se ha prolongado de nuevo una semana más. Otra vez el director general de Relaciones Laborales, Ramon Bonastre, ha instado a los tres actores que forman parte, a verse las caras entre el lunes y el miércoles de la semana próxima para intentar desencallar sus posturas y evitar un expediente de regulación de empleo (ERE) que supondría el cierre de la fabrica y la desaparición de 464 empleos.

“Queremos que el encuentro de la próxima semana sea el definitivo, la incertidumbre afecta mucho a la plantilla y ya llevamos demasiado tiempo así”, reivindica el secretario general de la sección sindical de CCOO en la fábrica catalana, Pedro Izquierdo. También se manifiestan en el mismo sentido desde el comité intercentros, controlado por UGT. “La gente está cansada y cada día que pasa las posiciones están más alejadas”, afirma uno de los portavoces de los trabajadores de Panrico en Catalunya, Juan Santos.

Inmovilismo

Ambos sindicatos han acordado un documento de 14 puntos para hacer viable la factoría que la dirección ha rechazado este martes. “Nos dicen que no es suficiente”, comenta Izquierdo. Desde el entorno del consejero delegado, Joan Casaponsa, guardan silencio y esperan la semana próxima para poner sus cartas encima de la mesa. Los representantes de los trabajadores les reclaman que o bien acerquen su postura al acuerdo avalado por UGT y CCOO “y si no es posible que hagan lo que tengan que hacer, que ya tendrá su respuesta”, afirma el sindicalista.

En este sentido, Izquierdo niega que tenga preparado un calendario de movilizaciones para evitar la clausura del centro de trabajo. "Yo creo que el acuerdo es posible", afirma, a pesar de que el pesimismo es dominante entre el resto de miembros de la negociación.

El primer encuentro para buscar una solución a los problemas económicos de la factoría de Barcelona tuvo lugar el pasado septiembre. Desde entonces, el conflicto se ha enquistado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad