Óscar López, presidente y consejero delegado de Paradores.

La plantilla de Paradores se revuelve tras los recortes del Gobierno

stop

Fuentes sindicales reclaman que se restablezcan las condiciones laborales previas a la pandemia del coronavirus

Madrid, 06 de octubre de 2020 (06:55 CET)

El coronavirus ha hecho mella en el sector turístico y las principales empresas así lo han trasladado. En el caso de la hotelera pública Paradores la pandemia se ha vivido de forma algo distinta. Sus cifras de actividad se han mantenido sin apenas variaciones respecto al pasado año, pero la plantilla que trabaja en la firma dirigida por el ex dirigente socialista Óscar López ha tenido que abrocharse el cinturón.

Ahora fuentes sindicales trasladan a Economía Digital que el malestar ha llegado a su punto máximo. Tras la publicación de la información de este medio a primera hora de la mañana de este martes, el sindicato CSIF ha enviado un comunicado criticando la política de ahorro de costes que ha puesto en marcha Paradores a costa de la plantilla.

"CSIF exige a Paradores ahora estar a la altura en estos momentos, que vuelven a ser tan duros para el turismo. No se puede seguir restringiendo plantilla ni derechos entre otras razones porque, de seguir a este paso, va a llegar un momento en el que no se pueda volver a dar un servicio público de calidad porque no ya no habrá ni efectivos suficientes", explican en su comunicado.

Las principales reclamaciones se centran en mejores condiciones laborales, como más tiempo para la limpieza de habitaciones y refuerzos para poder llevar a cabo las rotaciones de fin de semana —aseguran que ahora son cerca de 1.000 empleados menos que en condiciones normales—. En definitiva, argumentan que las condiciones deben ser similares a las fijadas antes de la crisis sanitaria. "No damos abasto", trasladan las fuentes consultadas, que explican que el día a día de los trabajadores ahora es más incómodo por la implementación de las medidas de seguridad e higiene.

El conflicto con la plantilla llega en medio de un momento catastrófico para el turismo. La restauración se ha podido acoger en último momento al acuerdo tripartito (Gobierno, sindicatos y patronal) por los ERTE, las hoteleras ya renegocian sus ajustes de plantilla de cara a enero de 2021 y cada indicador nuevo que se publica, ya sea sobre pernoctaciones o gasto turístico, revela que el verano de este año ha sido malo.

Pero paradores presume de números

El motivo de queja de la plantilla y los sindicatos de Paradores está en las propias declaraciones de la compañía. López reconocía este verano en que, a diferencia de otras muchas firmas del sector, Paradores había hecho un verano "espectacular", con una ocupación media del 77%. El aparente éxito de la compañía estaría en su propia naturaleza, con hoteles ubicados alejados del turismo masificado y cuyo tamaño es mediano o pequeño.

El exsenador socialista, que lleva al frente de la empresa pública desde que en 2018 sustituyera Ángeles Alarcó, ex esposa de Rodrigo Rato, sacó pecho también de encontrarse al frente de una empresa saneada, que no había tenido que llevar a cabo un Expediente de Regulación de Empleo (ERTE) y que, eso sí, había tenido que llevar a cabo un plan de contención de gasto de aproximadamente 50 millones anuales.

La plantilla ya se enfrentó a Paradores durante la primera ola del coronavirus

Esa última razón es la que incendia a la plantilla. En abril, cuando España apenas llevaba un mes de confinamiento en la primera ola del coronavirus, Paradores comunicó al comité de empresa que recortaría algunos salarios de sus empleados, eliminando la prima de producción (oscila entre los 400 y los 1.000 euros mensuales) de aquellos que no pudieran acudir a su puesto de trabajo.

La reducción, que equivalía a un hachazo al 50% de la retribución de algunos trabajadores, según denunciaron los sindicatos, levantó las primeras ampollas. La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) y Comisiones Obreras (CCOO) denunciaron que la medida era una suerte de "ERTE encubierto", por lo que exigieron una respuesta al mismo Gobierno de Pedro Sánchez. Para más inri, la empresa puso una alternativa sobre la mesa para pagar el 100% del sueldo: utilizar los días de parón como días de vacaciones. 

Con cerca de 100 establecimientos — uno de ellos explotado en régimen de franquicia en Portugal—  y cerca de 4.000 trabajadores, la firma pública Paradores cerró 2019 con 265,5 millones de euros en ingresos, lo que supone 7,7 millones más que el año anterior (+3%). La evolución positiva del negocio se reflejó tanto en el resultado de explotación (ebitda), que mejoró un 20%, como en los beneficios, que alcanzaron los 16,8 millones (un 1,17% más).


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Coronavirus
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad