La guerra entre Bruselas y Facebook se calienta: "Es un canal de suciedad"

La guerra entre Bruselas y Facebook se calienta: "Es un canal de suciedad"

stop

La comisaria europea de Justicia evidencia una ruptura total entre Bruselas y Facebook

Barcelona, 20 de septiembre de 2018 (16:52 CET)

Europa ya ha tenido suficiente paciencia con Facebook. Es lo que cree que la comisaria europea de Justicia, Vera Jourova, que disparó esta tarde contra la red social de Mark Zuckerberg por sus reiteradas polémicas en privacidad, en protección de datos y en los términos de sus servicios. 

“Mi paciencia con Facebook ha llegado a sus límites. Es el momento de actuar y no de más promesas", empezó Jourova, que acto seguido hizo un llamamiento a las autoridades de Consumo para que "actúen con rapidez y sancionen a la compañía”.

Jourova calificó la red social como un “canal de suciedad”. Cuando ella fue usuario se encontró con un “un flujo de basura” en el que “no esperaba tal cantidad odio”.

Por estos motivos, entre otros, decidió “borrar la cuenta”. La comisaria explicó que la gente desconoce muchos aspectos de la plataforma, como que conserva el ‘copyright’ absoluto de los archivos y las fotos colgados, incluso después de que se cierre una cuenta.

El tiempo se termina para Zuckerberg

Desde Bruselas consideran que las continuas excusas y evasivas de Facebook a la hora de cumplir con los requerimientos de la ley europea tienen los días contados. El plazo está marcado: 165 días, el tiempo restante antes de que termine el año.

“Ha habido un progreso muy limitado en el marco de la acción coercitiva en curso”, explicó la comisaria sobre la evolución, después que los nuevos términos de servicios de Facebook cambiaran en abril, pero siguieran presentándose de manera engañosa de las principales características de los servicios de la compañía.

¿Dónde está el problema? La red social ahora les dice a los consumidores que sus datos y contenido se usan sólo para mejorar su “experiencia” general, pero no menciona que la compañía usa estos datos para fines comerciales. 

Los últimos contactos entre Zuckerberg y Bruselas fueron en marzo, cuando el empresario compareció en la Eurocámara. Allí pidió perdón, de la misma forma que meses antes lo hizo en el Senado de Estados Unidos.

"Ha quedado claro en los últimos años que no hemos hecho lo suficiente para evitar que las herramientas que hemos creado se utilicen también para causar daño. Ya se trate de noticias falsas, la interferencia extranjera en elecciones o el mal uso de los datos de la gente. Fue un error y lo siento”, admitió Zuckerberg.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad