La juez embarga la casa 'oculta' del ex presidente de la patronal metalúrgica catalana

stop

JUDICIAL

Document Marsal

23 de diciembre de 2013 (19:48 CET)

Desde su detención e imputación por malversación de fondos hace medio año, Antoni Marsal aún no ha dipositado la fianza que la juez le impuso. En total, un millón de euros como responsabilidad civil por presuntamente haber desviado bienes de la Unión Patronal Metalúrgica (UPM), organización que presidía, a cuentas de su propiedad. La continua negativa del empresario ha llevado a la justicia a iniciar el embargo sobre sus propiedades. Incluidas las que estaban ocultas.

La titular del juzgado de instrucción número 18 de Barcelona, Carmen García, ha requisado la segunda residencia de Marsal en la Cerdanya. La casa no estaba a su nombre. El inmueble tenía a sus dos hijos como titulares oficiales. La magistrada se ha basado en la investigación llevada a cabo por la Guardia Civil. La decisión está recurrida por los abogados del empresario.

Ingresos mínimos

“Del resultado de la investigación patrimonial resulta indiciariamente acreditado que los reales titulares de dicha finca no son Antonio y Miquel Marsal Bonet, sino que el verdadero titular lo es su padre, el imputado Antonio Marsal Fàbregas”, asegura la magistrada en un auto con fecha de 13 de septiembre.

La juez asegura que la titularidad ficticia tiene su explicación en la documentación aportada por la Agencia Tributaria sobre Marsal. “[Su situación económica] podría calificarse de precaria, si atendemos a los ínfimos ingresos declarados y a la carencia de propiedades inmobiliarias”, afirma. Y concluye: “El señor Marsal en modo alguno podía figurar como adquiriente de un inmueble de tal elevado valor cuando su situación económica de cara al Fisco era de meridiana precariedad”. Pero la documentación aportada por Hacienda no deja de sorprender a la magistrada. “Precariedad [del ex presidente de la patronal], insisto, que razonablemente resulta incompatible con su condición de empresario y cargos de relevancia desempeñados en la UPM”.

Argumentos

La juez Carmen García se apoya en diversos argumentos para vincular el inmueble situado en Bellver de la Cerdanya con Marsal padre. El acusado es titular de una cuenta en Suiza cuyo nombre coincide con el de la finca: Can Cantinet. Los recibos (luz, IBI, seguro del hogar, etc.) están domiciliados en sus cuentas.

Además, la magistrada señala que, en una conversación intervenida por la policía, Marsal asegura: “me encuentro muy bien en mi segunda residencia en la Cerdanya". En otra comunicación intervenida, en esta ocasión un correo electrónico, el empresario explica a uno de sus hijos el funcionamiento del cuadro de luces de la casa. El auto remata: “Los hijos del señor Marsal, que figuran como titulares de dicho inmueble, desconocen por completo el funcionamiento de algo tan elemental como es la luz de la vivienda”.

La casa

La finca de Can Cantinet era inicialmente propiedad de la primera mujer de Antoni Marsal, Maria Rosa Bonet. En 2005, ella donó “pura y simplemente” el inmueble a sus dos hijos. No obstante, la juez indica que Marsal realizó diversos ingresos y transferencias a cuentas de Bonet entre los meses de julio a noviembre de ese mismo año. En total, fueron tres pagos de 992.012 euros, cantidad próxima al precio en mercado de la referida masía. “Dichas entregas a la Sra. Bonet carecen de justificación alguna”, apunta el auto.

La segunda residencia de Marsal no ha sido el único embargo. Por ejemplo, en un auto de noviembre, se acordó confiscar un derecho de crédito de 100.000 euros que el imputado tenía con Susana Monjo, presidenta del grupo empresarial Essentium, y Francisco de Asís Fábregas. Estas son las últimas diligencias efectuadas en la causa. En enero, están previstas más declaraciones ante la juez.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad