‘La Mañana’ pagaba ‘en negro’ hasta la mitad de los sueldos

stop

El administrador concursal obliga a los editores del diario leridano a declarar el salario íntegro de los trabajadores

22 de agosto de 2012 (20:55 CET)

El concurso de acreedores del diario La Mañana, de Lleida, ha ocasionado la rebaja de sueldos generalizada entre sus periodistas y el resto de trabajadores, que desde hace años cobraban entre el 20% y el 50% de su salario en negro.

El administrador judicial ha ordenado al grupo de cuatro empresas que gestiona el periódico, en manos de la familia Dalmau, a declarar íntegramente todos los salarios.

Al verse obligados a pagar más retenciones de IRPF, el grupo empresarial ha decidido recortar el salario medio de la plantilla en torno a unos 200 euros, según han confirmado algunos trabajadores. “Antes, el salario rondaba los 1.200 euros netos y ahora estamos en unos 1.000 euros”, explica un empleado.

Los trabajadores se van

La medida ha ocasionado la salida de una decena de trabajadores que se han negado a la rebaja salarial y han denunciado a la empresa, una decisión que ya habían asumido previamente otros 20 ex empleados.

Varios periodistas formularon a finales del año pasado una denuncia en Inspección de Trabajo por los pagos en negro. La queja se tradujo en una inspección a mediados de diciembre y en una sanción económica que ahora forma parte del pasivo de la empresa, en concurso de acreedores desde marzo.

Juicio ganado


La redacción del diario ha tenido que ser renovada prácticamente por completo, ya que sólo quedan “un par de redactores” de la época anterior al concurso de acreedores. El grupo empresarial afronta una deuda con un grupo de bancos --principalmente La Caixa--, la Seguridad Social, Hacienda y un retraso de seis meses en las nóminas de los ex trabajadores, según explica Meritxell Estiarte, abogada de un grupo de empleados.

Los ex trabajadores tendrán que ser indemnizados con 45 días por año, según ha reconocido la sentencia judicial, además de los pagos retrasados y los intereses. La sentencia también reconoce los pagos en negro como salario regular y que, por lo tanto, fueron utilizados para calcular las indemnizaciones.

Las enormes dificultades del entramado de empresas parece dejar sólo dos posibilidades para resolver la situación: la subasta o la liquidación. La empresa ha declinado comentar tanto su situación financiera como si pagaba en B a los trabajadores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad