Dos trabajadores de la planta de pintura de Ford en Almussafes (Valencia), revisan una carrocería. EFE/Manuel Bruque.

La paradoja de Ford en España: nuevos modelos mientras espera despidos

stop

La compañía estadounidense asigna el nuevo Ford Mondeo a la fábrica de Valencia, que todavía espera el impacto de los recortes del fabricante en toda Europa

Carles Huguet

Economía Digital

Dos trabajadores de la planta de pintura de Ford en Almussafes (Valencia), revisan una carrocería. EFE/Manuel Bruque.

Barcelona, 21 de enero de 2019 (19:41 CET)

Ford confirma que el nuevo Mondeo se fabricará en Valencia. “Ford Valencia augura un 2019 complicado por el recorte de la compañía en toda Europa”. Ambos titulares conviven en la última semana con total normalidad y dejan claro la incierta situación que vive la planta de Ford en Almussafes (Valencia): recibe nuevos vehículos pero espera un duro tijeretazo a partir de marzo por el plan de ajuste que el fabricante estadounidense tiene en marcha por todo el Viejo Continente.

Las buenas noticias. La instalación ya produce la nueva generación del Mondeo, con una nueva estética y motorización al ser el primer híbrido de la gama. Es también uno de los pocos familiares que ofrece este tipo de propulsores en el mercado.

Lejanas resultan ahora las palabras del vicepresidente de marketing, ventas y servicio de Ford Europa, Roelant de Waard, que en marzo predijo “un gran futuro” para Ford en el país. “La renovación del Mondeo en 2019 supone la mejor prueba de que se seguirá fabricante en España”, destacó en una entrevista concedida a Europa Press.

"Se tomarán decisiones difíciles y duras", advirtió Ford a su red europea de plantas

Sin embargo, la conversación fue antes de que la matriz norteamericana anunciara un plan de ajuste para toda Europa. “Se tomarán decisiones difíciles y duras”, advirtió a su red de fábricas europeas el pasado mes de octubre. “Estamos ante una grave crisis”, contestó el comité de empresa desde la instalación.

La primera oleada de recortes ha pasado de largo, eso sí. Si los sindicatos auguraban que los despidos llegarían ya en enero, las medidas por el momento se centran en el Reino Unido y Alemania, donde los costes laborales son más altos. Por ejemplo, en la planta germana de Saarlouis se eliminará un turno del C-Max que comportará el despido de más de 2.000 empleados. También se cerrará el centro de Blanquefort (Francia).

Salvados del primer ajuste, los trabajadores esperan que el próximo match-ball llegue en marzo, después de las elecciones sindicales, con un expediente de regulación temporal (ERTE) parecido al que la empresa ya presentó las últimas Navidades. Los ceses definitivos llegarían más adelante.

Las furgonetas pueden dar la puntilla a Almussafes

Más allá del Mondeo, la clave del futuro de Ford España es conocer qué sucederá con la furgoneta Transit Connect, que representa casi el 30% de la producción de Almussafes. El Confidencial informaba la semana pasada de las posibilidades de que el vehículo se traslade a la planta que la empresa tiene en Turquía, con capacidad para ensamblar 400.000 furgonetas al año pero que todavía no desplegó todo su potencial y se mueve en cifras similares a las de la fábrica en la instalación de la Península Ibérica.

Su futuro a medio plazo es todavía más incierto después del acuerdo firmado entre Ford y Volkswagen para desarrollar de forma conjunta furgonetas y pick-up. Ambas compañías informaron en el pasado de que el primer proyecto común sería el desarrollo de una pick-up mediana pensada para todo el planeta a partir, eso sí, de 2022.

Mientras, el colchón de seguridad continúa siendo el Ford Kuga, que ya representa el 50% de la producción, y es la punta de lanza del fabricante en el segmento SUV. No obstante, no sirvió para que las cifras de Almussafes cayeran en 2018 por primera vez en seis años al pasar de las 417.002 unidades a las 380.403, según Valencia Plaza

Hemeroteca

Ford
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad