La patronal de comerciantes catalanes sobre su ruina: ''Todo lo que habéis leído [en ED] es cierto''

stop

La presidenta de la Confederació de Comerç de Catalunya admite por primera vez que la patronal tiene un agujero de 2,6 millones y que ha tenido que presentar preconcurso de acreedores

Xavier Alegret

Miquel Àngel Fraile, ex secretari general de la Confederació de Comerç de Catalunya, y Maria Rosa Eritja, presidenta de la organización
Miquel Àngel Fraile, ex secretari general de la Confederació de Comerç de Catalunya, y Maria Rosa Eritja, presidenta de la organización

Barcelona, 01 de julio de 2016 (13:56 CET)

La Confederació de Comerç de Catalunya (CCC) ha tardado un mes en explicar la realidad sobre el cese de Miquel Àngel Fraile. Como avanzó Economía Digital, el histórico secretario general de la patronal de los comerciantes catalanes engañó a la junta sobre su estado económico, y el propio órgano de gobierno pecó de exceso de confianza hacia su líder todopoderoso.
 
Así lo ha admitido este viernes la presidenta de la organización, Maria Rosa Eritja, en una rueda de prensa convocada con motivo del inicio de las rebajas de verano. "Todo lo que se ha publicado es en esencia cierto", ha empezado su declaración sobre el estado de las cuentas de la CCC, para terminar culpando a Fraile de todo.
 
"Recientemente hemos descubierto una situación financiera muy difícil, que desconocíamos", ha asegurado Eritja. Ha usado varias veces la palabra "sorpresa" para definir cómo recibió la junta la realidad de las cuentas de la CCC.

"Hemos visto hechos lamentables, que no nos esperábamos, no habíamos detectado ninguna señal de alarma", ha añadido. Si se han llevado esta sorpresa es porque una sola persona, el ex secretario general, acumulaba todo el poder. Eritja lo ha reconocido y ha cargado toda la responsabilidad sobre Fraile, sin autocrítica.

Números falsos

Lo cierto es que, como ha ido explicando Economía Digital, el ex secretario general engañó a la junta con las cuentas: presentó pérdidas muy inferiores a las reales. Esta situación fue creando un agujero hasta que fue insostenible y, en diciembre, la CCC empezó a retrasarse con el pago de las nóminas.  

Ese fue el momento en el que la junta y su presidenta empezaron a sospechar de Fraile y a indagar, hasta que, hace poco más de un mes, le cesaron y despidieron. El agujero patrimonial descubierto, como avanzó este medio y ha admitido este viernes la CCC, es de 2,6 millones de euros.

Estudiarán medidas contra Fraile
 
A pesar de considerarlo culpable, la Confederació todavía estudia qué medidas tomará contra Fraile. Según Eritja, esperan conocer al cien por cien la situación de la CCC. La decisión que sí se ha tomado es la de ir al preconcurso de acreedores, que se presentó a mediados de junio. Ahora tiene tres meses para intentar reconducir la situación; en caso contrario, iría a concurso de acreedores.  

Antes, el próximo 11 de julio, la junta de la CCC volverá a reunirse para intentar acelerar la toma de decisiones. En ese encuentro deberán acordar qué medidas toman contra el ex secretario general, si es que toman alguna.  

Sobre la deuda que tiene la organización, tanto con sus trabajadores, que no cobran desde hace cuatro meses, como con los centros de formación, a los que deben 1,6 millones de euros, se ha limitado a decir que trabajan para solucionarlo, sin especificar en qué línea: "Eso es en lo que estamos trabajando, no hacemos otra cosa", ha repetido Eritja.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad