La plantilla de Freixenet convoca huelgas en plena temporada de vendimia

stop

Conflictividad laboral

El presidente de Freixenet, y de la Cámara de Comercio de España, José Luis Bonet

en Barcelona, 20 de julio de 2015 (19:37 CET)

Se avecinan conflictos laborales en Freixenet. El comité de empresa de la compañía ha roto las negociaciones del nuevo convenio con la dirección después de que ésta decidiese bajar los salarios un 5%, según los sindicatos. Como reacción, la plantilla ha aprobado un calendario de movilizaciones, entre las que destacan al menos tres días de huelga en septiembre, coincidiendo con la temporada de vendimia y prensado de la uva.

El 7 de septiembre, la plantilla de todo el grupo, que incluye a los de Castellblanch, Freixenet, Segura Viudas, Rene Barbier y Comercial Grup Freixenet, en total unos 1.100 trabajadores, hará huelga si no hay antes un acuerdo para retomar las negociaciones del convenio y recuperar el salario perdido en la paga de verano, ha explicado el presidente del comité de empresa de Freixenet, Sergio Lozano, a Economía Digital.

Tres jornadas de paros

Será la primera de las al menos tres jornadas de huelga que harán entre el 7 y el 25 de septiembre, aunque no han querido concretar las otras fechas para no dar pistas a la empresa. Los paros podrían durar más días si la dirección de Freixenet no vuelve a la mesa de negociación del nuevo convenio, ha añadido el presidente del comité de empresa, de CCOO.

La huelga está convocada en las semanas centrales de septiembre para paralizar, o al menos ralentizar, el proceso de prensado de la uva en la época más importante del año para las bodegas, ya que es cuando se recolecta la uva y se prensa para poder producir el cava. Los trabajadores sólo pueden incidir en el prensado, ya que buena parte de los viñedos no son de Freixenet sino de terceros, con su propio personal. Por eso, desde el comité van a reunirse con los viticultores y la Unió de Pagesos para que se solidaricen con su causa y paren también la recogida.

Recorte unilateral

El enfado de la plantilla de Freixenet se debe al recorte del 5% del salario este año, aplicado en la paga de verano que acaban de percibir. Según ha explicado Lozano, cuando se negoció el convenio para 2013 y 2014, se pactó que una parte del salario para esos dos años fuera variable: según el nivel retributivo del trabajador, el variable era del 3%, del 5%, del 7% o del 10% (de media, el 5%), que se cobraba si se llegaba a ciertos objetivos.

En 2015, con el convenio vencido, se ha aplicado la ultraactividad; es decir, que sigan vigente las condiciones del anterior convenio hasta que se firme el nuevo. Las únicas condiciones no suscritas a la ultraactividad son aquellas cláusulas introducidas solo para un periodo determinante, como el 5% de salario variable, según el comité de empresa.

Una paga de verano reducida

Sin embargo, la dirección de la empresa no lo ve de la misma manera y ha aplicado una rebaja equivalente a ese variable de forma unilateral, ha denunciado Sergio Lozano.  La rebaja del 5% anual de media se aplica de golpe en las dos pagas extraordinarias, de manera que la paga de verano de los trabajadores de Freixenet se ha visto reducida sensiblemente, siempre según la versión de CCOO, ya que el grupo no ha respondido a estas cuestiones.

La rebaja del salario provocó que la semana pasada el comité de empresa se levantara de la mesa de negociación del nuevo convenio e iniciara las movilizaciones con una protesta en las puertas de la patronal catalana Foment del Treball, donde se encontraba en un acto público José Luis Bonet, presidente de Freixenet y de la Cámara de Comercio de España. Y es que una de las acciones de protesta es concentrarse allí donde un responsable del grupo participe en un acto público. Además, a partir del 31 de agosto, ya en época de vendimia y prensado, la plantilla dejará de hacer horas extras.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad