La venta de coches sólo crece con las subvenciones del plan PIVE

stop

Las matriculaciones congeladas en los concesionarios se desatascan con la llegada del dinero público

Seat triunfa en el extranjero

01 de agosto de 2014 (13:36 CET)

La venta de coches se ha vuelto a disparar gracias a las nuevas ayudas del plan PIVE. El dinero público es el único motor seguro de un sector que suele retroceder cuando se paraliza la inyección del dinero. Unas 15.000 matriculaciones se mantenían congeladas hasta el pasado mes de junio cuando comenzó la inyección de dinero público: mil euros por vehículo.

Las ventas del mes de julio han crecido hasta las 83.223 matriculaciones, el mejor mes de julio de los últimos cinco años, coincidiendo con la reactivación de el quinto paquete de ayudas públicas, el plan PIVE 6, que entró en vigor a finales de junio pasado.

Agotadas antes de tiempo

Las ayudas del PIVE 6 ha llegado mucho antes de lo previsto. La premura se debe a que el plan PIVE 5, aprobado en enero de este año, tuvo tanto éxito que se agotó antes de tiempo. El Gobierno había previsto una duración de un año, pero los concesionarios acabaron con las subvenciones en apenas cinco meses.

Tanto los fabricantes como los concesionarios insisten al Gobierno en la necesidad de mantener las ayudas públicas, ya que cada vez que se agotan las ayudas, las matriculaciones suelen caer en picado. En plan está dotado con 175 millones de euros.

El nuevo PIVE 6 también contempla un mayor control sobre su concesión, que exige a los beneficiarios llevar al desguace un vehículo viejo. El Gobierno reconoció la existencia de un fraude mediante el cual algunos beneficiarios declaraban deshacerse de un vehículo viejo cuando realmente no lo hacían.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad