Las tiendas de lujo de BCN reclaman al Gobierno elevar el límite de pagos en efectivo

stop

La asociación Amics del Passeig de Gràcia pide que se aumente la cifra hasta los 10.000 euros

El interior de una de las tiendas de Passeig de Gràcia

17 de febrero de 2014 (21:18 CET)

Las compras en metálico en España están limitadas a un máximo de 2.500 euros para evitar el fraude fiscal. Pero, ¿cómo afecta al comercio? ¿Qué pasa cuando alguien se enamora de un bolso, un vestido o una joya que supera este importe? Si el cliente es español, se enfrenta a una multa, pero si es extranjero, no tendrá problemas para abonarlo en efectivo. Esta situación inquieta a las tiendas de lujo en Barcelona. Por ello, la asociación Amics del Passeig de Gràcia ha reclamado al Gobierno que eleve este límite y que suavice la restricción.

“Está bien controlar los pagos en efectivo, pero el límite debería ser más elevado porque al final eso afecta a las compras. Algunos consumidores españoles aprovechan cuando salen fuera de viaje para adquirir determinados productos”, explica Lluís Sanz, el presidente de la organización que agrupa a comerciantes y vecinos de esta prestigiosa zona de la capital catalana.

Sin embargo, en relación al turismo internacional, esta restricción no afecta a la milla de oro barcelonesa. Los clientes que no residen en España pueden pagar en cash hasta un máximo de 15.000 euros.

Con los niveles más bajos de los vecinos europeos

El límite que ha fijado el Ejecutivo español, liderado por Mariano Rajoy, para el cliente nacional es uno de los más bajos de Europa. “Sólo nos supera Italia que ha fijado un límite de 1.000 euros”, detalla Sanz. Amics de Passeig de Gràcia pide, por ello, que esta cifra ascienda hasta los 10.000 euros. “Debería igualarse al límite de efectivo que se puede llevar cuando se viaja, porque reducirlo tanto afecta negativamente al comercio”, subraya.

La reclamación e inquietud de esta asociación se ha trasladado al Gobierno, pero, de momento, sin respuesta. El Ejecutivo prefiere guardar silencio también a las preguntas que le ha realizado este medio en ese sentido.

Joyería y complementos, más afectados

Por su parte, alguna firmas de lujo instaladas en Passeig de Gràcia aseguran que esta restricción afecta más o menos según el tipo de artículo. En textil, por ejemplo, es más difícil llegar a compras en metálico cuyo importe supere los 2.500 euros, por lo que el límite impuesto no frena tanto las compras, aunque en joyerías o en algunos complementos de marcas como Chanel o Gucci, sí puede darse el caso.

“Nosotros no hemos tenido problemas porque nuestros vestidos normalmente no se adquieren en el mismo momento, ni tampoco en metálico. Se suele dar más en ventas por impulso, en joyas o en bolsos, cuyos importes son elevados. No suele tratarse de compras muy planificadas”, explican fuentes próximas a Pronovias.

Con todo, la queja de algunos comerciantes se ha materializado a la espera, todavía, de que el Gobierno ofrezca su postura y avance si estaría dispuesto, o no, a dar su brazo a torcer.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad