Los cuatro grandes del turismo acusan a Díaz Ferrán de estafar más de 100 millones

stop

TURISMO

El ex presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán. EFE / Javier Lizón

03 de diciembre de 2012 (21:35 CET)

El ex presidente de la patronal CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, y su socio, Gonzalo Pascual, han llevado a cabo un “deliberado, sistemático, doloso y perfectamente planificado proceso de alzamiento y ocultación apresurada de sus bienes personales”. Esas son las sospechas de Meliá, AC Hotels, Iberojet y Pullmantur según la demanda interpuesta, a la que ha tenido acceso Economía Digital [descargar demanda], por diversos delitos de insolvencia punible. Los acreedores comerciales de Viajes Marsans, el grupo perteneciente a los acusados, reclaman 45 millones en deudas, sin contar intereses. Cifran, sin embargo, el perjuicio ocasionado, a través del entramado societario investigado, en 100.624.435 euros.

La policía detuvo a Díaz Ferrán este lunes y registró su domicilio para obtener pruebas adicionales a la documentación ya aportada. Tras la defunción de Pascual, la proa de la investigación se dirige hacia su mujer e hijos. Los cuatro grandes del turismo español consideran reunir las evidencias suficientes que demostrarían que Díaz Ferrán y Pascual iniciaron a mediados de 2010 la ejecución de un plan meticuloso para ocultar su patrimonio. El alzamiento de bienes se consumó un par de semanas antes de que Marsans acabara con sus libros en el juzgado por un concurso necesario debido a las deudas contraídas por importe de más de 400 millones con las administraciones públicas y otros acreedores privados. El embrión de la trama surge el 23 de febrero de 2009.

La trama

Aquel día se constituyó Posibilitum Business SL con capital social de 60.120 euros. Los demandantes intuyen su finalidad instrumental fijándose en el objeto social: recoge hasta el comercio de animales exóticos. La sociedad permaneció aletargada hasta que en junio de 2010 recibió activos valorados en millones de euros. El administrador es Ángel de Cabo, vinculado a los episodios más oscuros de la historia empresarial española. Autodefinido como un liquidador, De Cabo, está vinculado, por ejemplo, con Nueva Rumasa. El modus operandi que se desprende de su historial indica que se le requiere para “el asesoramiento profesional y retribuido en el alzamiento de bienes en situaciones de crisis empresariales”, según se lee en la querella. Dos semanas antes de que Marsans quebrara, Posibilitum recibió los activos de Tienver SA (dueña de Viajes Marsans), Parihol Inversiones SL, Holdisan Inversiones SL, Transportes Aura SA y Empresa Mancomunada de Transporte SA.

De Cabo pagó a Díaz Ferrán y Pascual 3.060 euros por la operación. A juicio de los letrados, en la transmisión patrimonial se incluyeron “aquellos activos valiosos y empresas solventes que podrían haber permitido, en un proceso de ejecución ordenada, el cobro por acreedores de una parte de las deudas contraídas por los denunciados”. La cesión se produjo, aunque antes del concurso de Marsans, cuando ya era conocido que varios proveedores habían instado al juez a intervenir la compañía. Las primeras demandas se registran el 22 de abril de 2010. La cesión de activos pasó por el notario el 9 de junio de 2010 (apenas 15 días antes de la entrada en concurso de Viajes Marsans) y supuso la entrega de activos “de un valor incuestionable” por una “ridícula cantidad”.

Activos de valor ‘incuestionable’


Para muestra un botón. Tienver, una de las ramas del grupo transferidas a la instrumental orquestada por De Cabo, posee el 3,5% del capital social de Deoleo, cuyo valor en bolsa asciende a 17 millones de euros (un tercio del principal de la deuda contraída con los demandantes), a cierre de este lunes. La misma sociedad podría recibir una indemnización de 1.100 millones de dólares (unos 800 millones de euros) por la expropiación de Aerolíneas Argentinas, controlada por Viajes Marsans. El proceso está en manos de los tribunales de arbitraje de Washington. Si la justicia estadounidense dicta contra el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, Argentina pagará a Posibilitum. A la lista se suman coches, apartamentos y propiedades lujosas.

AC Hotels, Meliá, Iberojet y Pullmantur piden el embargo de toda la red empresas y de sus activos, dispersos por todo el mundo. Según explican al juez, Diaz Ferrán y Pascual entregaron pagarés avalados personalmente por ellos como garantía del pago de “deudas que ascendían a millones de euros”. Al resultar incobrables en su vencimiento y pretender ejecutarlos, los cuatro grupos turísticos comprobaron como los dos empresarios habían procedido al presunto alzamiento denunciado “con la finalidad de aparentar una falsa y total insolvencia patrimonial”. La operación contó con la posible colaboración de la familia de ambos. Los hijos y esposas de los dueños de Marsans se habrían beneficiado de numerosas donaciones, siempre según las sospechas de las empresas agraviadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad