Los errores que pasan factura al emprendedor

stop

El fallo más frecuente entre empresarios primerizos es confundir una buena idea con un buen negocio

Dos empresarios cierran un acuerdo. ED

03 de octubre de 2014 (21:35 CET)

¿Qué fallos cometen los empresarios primerizos que no consiguen sacar adelante sus ideas? La falta de experiencia y de conocimiento del mercado, los pocos recursos para invertir en promoción o la formación inadecuada pueden jugar en contra de un negocio que, a priori, olía a éxito. La Start Up Academy de Madrid ha analizado la media de gastos y de ganancias, además de contabilizar pérdidas y fallos de diversas empresas que durante un año han anotado en sus cuentas. Y con ello, han dado con los errores más comunes y que a la vez, pasan factura al emprendedor.

El primero de los más comunes es que el empresario confunda tener una buena idea con una oportunidad de negocio. La escuela explica que lanzar un producto o servicio que no esté en el mercado no significa que haya quien esté dispuesto a comprarlo. “Hay muchas buenas ideas que, por falta de perspectiva, no se han convertido en un buen negocio”. Un desliz que puede costar de media unos 250.000 euros. ¿Por qué? Por no tener las primeras métricas de venta o demanda que puede suponer una pérdida económica del sueldo de dos años y la inversión en el equipo.

Conocimientos financieros

El segundo fallo es el de no comprobar los puntos débiles de otras empresas que se asemejan a la idea empresarial. El estudio del sector o de la competencia es esencial, según la academia, si se compara con un programa de aceleración. El coste de no tener ese apoyo puede rondar los 50.000 euros.

Un tercer error es el de no tener definido el minimum viable product (MVP) para sacarlo cuanto antes. Retrasar ese momento puede tener unos costes que la academia cuantifica en unos 20.000 euros. A ellos se sumarían los más de 200.000 euros que costaría no tener conocimientos financieros, sin los que se podrían perder en un suspiro los pocos fondos con que se cuente. Aunque esa suma también dependerá de lo que se pueda conseguir en la ronda definanciación.

Retrasar el lanzamiento de la empresa

Elegir los compañeros de viaje es otro de los factores esenciales para asegurarse el éxito. En caso de que el emprendedor no se rodee de un equipo competente --personas flexibles, con experiencia, con idiomas-- puede provocar turbulencias en la compañía, cuyo coste oscilarían entre los 1.500 y los 50.000 euros.

Esperar demasiado tiempo para lanzar el proyecto también puede ser un problema añadido que pase factura al emprendedor. La academia incide en que lanzar un MVP puede costar unos pocos días, pero no hacerlo “puede suponer una pérdida enorme. Si se dedican, por ejemplo, dos años a desarrollar una tecnología que nadie va a querer, se puede perder entre 125.000 y 250.000 euros”.

Costes incalculables

Las tecnologías se han convertido en un compañero más de viaje y no estar a la última de las novedades puede suponer un elevado coste tanto de tiempo como de dinero en el desarrollo de la start-up, que según la academia rondaría los 100.000 euros.

A estos costes monetarios se sumarían los intangibles pero igual de importantes. Es el caso de no saber comunicar o vender bien el producto o no rodearse de buenos mentores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad