Los fabricantes descubren que el MWC es el peor lugar para presentar un teléfono

stop

Los españoles BQ y Wolder no irán este año al Mobile World Congress por los elevados gastos. Y Samsung quiere evitar que su nuevo teléfono estrella quede diluido entre tantos lanzamientos

Imagen reciente de los preparativos del Mobile World Congress en Barcelona. / EFE

Madrid , 26 de febrero de 2017 (05:00 CET)

El Mobile World Congress, esa gigante convención que aprovechan las empresas del sector de las telecomunicaciones para hacer grandes presentaciones, es el peor lugar para presentar un teléfono. Al menos, es la conclusión a la que han llegado importantes fabricantes de telefonía que han decidido no asistir o tener presencia pero no lanzar sus nuevos modelos en el show.  

El fabricante español más reconocido de la industria, BQ, ha acudido puntualmente al congreso de móviles de Barcelona. Hace dos años estuvo en un pequeño pasillo donde pasó desapercibido entre los gigantes de la industria. El año pasado tuvo que hacer un esfuerzo muy importante en inversión que –según la compañía— no se tradujo en los resultados esperados en términos de repercusión mediática y retorno económico.  

"Buena parte del equipo tenía que trabajar semanas antes a tiempo completo a la organización del evento. A eso hay que añadir gastos de desplazamiento y de alquiler de espacios, que es sumamente caro", explican desde el fabricante BQ, que presentará sus novedades en marzo.  

Wolder, fabricante español que asegura ser líder de ventas en tabletas en España, tampoco asistirá al Mobile World Congress este año. La compañía, que en 2016 invirtió en un stand con llamativa decoración e iluminación, ha sopesado la inversión económica y ha decidido no asistir, según explican fuentes cercanas a la empresa.  

También ha llegado a la conclusión de que no es rentable participar en un evento de esas características, que también genera enorme atención con visitas emblemáticas como fue la de Marc Zuckerberg u otros líderes de la industria tecnológica.  

Exceso de novedades  

Apple nunca ha querido participar en el Mobile World Congress. Los responsables de la compañía nunca estuvieron interesados en mezclarse con el resto de la industria, una acción que podría hacer perder brillo a sus presentaciones. Apple no quiere mezclarse con nadie ni desea que nada empañe sus presentaciones.

El líder mundial de la industria, Samsung, prepara un lanzamiento exclusivo para su nuevo buque insignia: el S8. La multinacional coreana lanzó el año pasado el S7 en el congreso de móviles y había hecho lo mismo con el S6 en el encuentro de 2015. Pero este año la compañía ha optado por un lanzamiento en solitario, al margen del ruido del resto de nuevos productos.  

Recientes filtraciones apuntan a que Samsung prepara una presentación en Nueva York en abril, un espacio exclusivo después del fiasco con el caso de las baterías incendiadas del Samsung Galaxy Note 7, un extremo que no ha sido ni confirmado ni desmentido por Samsung.  

Pero el evento de las grandes aglomeraciones no dejará de tener novedades. Sí está previsto que sigan presentando sus nuevos teléfonos Lenovo, Nokia, Sony, LG, Huawei y ZTE. Todas esperan que sus lanzamientos no queden diluidos por el resto.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad