Los fondos acorralan a Slim en Realia

stop

El magnate mexicano se enfrenta a JP Morgan y Polygon, disconformes con el precio de 0,8 euros fijado para la opa

Carlos Slim

Madrid, 18 de marzo de 2016 (01:00 CET)

Pensaba Carlos Slim que, con el acuerdo alcanzado en diciembre con Fortress, King Sturge y Goldman Sachs –por el que los tres fondos hicieron la jugada redonda de obtener 732 millones por algo (la deuda de Realia) que compraron por 450 millones–, se quitaba de enmedio la siempre engorrosa presencia de estos inversores oportunistas para hacer y deshacer a su antojo en la inmobiliaria. Pero no ha sido así.

De aquellos, con los bolsillos llenos, nunca más se supo. Cobran puntualmente en los plazos establecidos esos 732 millones y punto. Pero otros, como JP Morgan y, sobre todo, Polygon, están dando más guerra de la que el magante mexicano hubiera deseado.

Precio justo de la opa

La razón de estas disputas se relaciona con los 0,8 euros por acción que Slim se ha comprometido a pagar a los accionistas que acudan a la opa lanzada por Realia. Entienden los fondos que es un precio irrisorio, muy por debajo del valor justo de la inmobiliaria, que estaría  en línea con los 1,4 euros por acción del valor liquidativo neto (NAV) fijado por la propia empresa.

Las cuentas de Slim en la opa de Realia, y dando por descontado que FCC –también bajo control del empresario azteca y principal accionista de la inmobiliaria con el 36,9% del capital– no acudiría tras haber aportado 33 millones en la última ampliación de capital, pasaban por pagar un máximo de 120 millones de euros en el hipotético caso de que vendieran todos los accionistas minoritarios.

Cartas de los fondos a la CNMV y a la propia Realia

Pero esas cuentas ya empiezan a no salir. Y, seguramente, el mexicano se va a tener que doblegar a las presiones de estos fondos y aumentar el precio de la opa o desistir de llevarla a cabo.

Una presión, la de los fondos, por subir el precio de la opa, que se está ejerciendo a todos los niveles, con cartas remitidas a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y al propio consejo de Realia –aunque, en este caso, no tenga mucho sentido al estar controlado por el propio Slim. Y, sobre todo, con la compra masiva de títulos de la inmobiliaria, de manera directa o a través de instrumentos financieros derivados.

Los fondos captan 100 millones de acciones, el 21% de Realia

Hasta el pasado 9 de marzo –última fecha con operaciones sobre Realia notificadas a la CNMV– JP Morgan y Polygon rozaban ya los 100 millones de acciones de la inmobiliaria, equivalentes al 21% del capital.

El banco estadounidense de inversión atesora más de 27 millones de títulos a través de derechos reales, mientras que el fondo británico dirigido por Mike Humphries –uno de sus tres fundadores– cuenta con 72 millones de acciones, todas en instrumentos financieros derivados, sobre las que decidir en el futuro si hace efectiva su compra.

La acción recupera el euro

Una operativa que ha provocado un imparable ascenso en la cotización bursátil. Los 0,88 euros en que cerraba el 26 de febrero, cuando se anunció la solicitud de opa, se han ido incrementado hasta alcanzar cada título el precio de un euro.

Otro dato que da cuenta de que la estrategia de Slim, para el asalto definitivo en Realia, se puede ir al traste, se relaciona con la marcha atrás que el empresario azteca ha tenido que dar con el préstamo participativo adquirido a Sareb el pasado 22 de diciembre, por un valor nominal de 50 millones de euros.

Cambio de planes con el préstamo comprado a Sareb

Del importe total del crédito comprado por Slim al banco malo, un tramo de 29 millones de euros tiene carácter de convertible libremente y un segundo, de 28,58 millones, de no convertible libremente, sobre el que, ahora Slim, deberá elegir entre capitalizarlo o admitir una quita.

En un principio, el empresario mexicano anunciaba, el 28 de diciembre, su intención de ejercitar la capitalización del tramo libre convertible, suscribiendo, el 15 de febrero de 2016, 14 millones de acciones (equivalentes a 4,5% del capital) a un precio de 2,06 euros.

Sin capitalización, quita del 67%

Pero el mexicano se lo pensó mejor, y barruntando la que podría provocar comprando a ese precio, muy por encima del que iba a ofrecer en la opa, decidió llegar a un acuerdo de novación  del préstamo para aplazar la conversión hasta el 3 de mayo.

No ha hecho falta llegar a ese día. Inversora Carso, la sociedad a través de la que Slim controla el 33% de Realia, acaba de anunciar que, definitivamente, no capitalizará el préstamo participativo comprado a Sareb, cuyo importe asciende ahora a 61,57 millones de euros.

De esta manera, opta por la alternativa de admitir una quita del 67%, quedando el crédito en 20,4 millones, con vencimiento fijado para marzo de 2017 y a interés de mercado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad