Los negocios de Enrique Bañuelos están de nuevo al borde del precipicio

stop

INVERSIONES

Artur Mas ha presidido la reunión entre todos los implicados en el proyecto Barcelona World

05 de febrero de 2014 (20:28 CET)

El empresario valenciano Enrique Bañuelos sigue sin cerrar los dos frentes que tiene abiertos para asentar definitivamente sus negocios en España tras su precipitada salida de Brasil. Ambos parecen estar encaminados hacia una solución que satisfaga los intereses del saguntino, pero los últimos flecos están siendo difíciles de cuadrar.

En el seno de Veremonte, la empresa de Bañuelos, nadie piensa que el macrocomplejo de hoteles y casino BCN World, junto a Port Aventura, no se vaya a acometer, ni que la reestructuración de la deuda de la empresa tecnológica Amper quede definitivamente encallada. Pero, mientras, no salgan adelante, las dudas existen, y todo podría irse al traste. No resulta probable, pero habrá que ver qué sucede. Y, en algún caso, el tiempo apremia.

Desatascar el tema BCN World pasa porque CiU consiga el apoyo parlamentario necesario para que los futuros casinos cuenten con una rebaja fiscal del actual 55% al 10% previsto. De momento, ni ERC ni el PSC parecen estar dispuestos a hacerlo, aunque al final habrá luz verde.

Vencimiento de prórroga

Y, en el caso de Amper, se aproxima un nuevo match ball. En diez días vence la tercera prórroga del contrato que Amper tiene firmado con las entidades financieras acreedores, el denominado stand still, para que estas no tengan tentación alguna de ejercer su derecho a ejecutar garantías y quedarse con la compañía.

Siguiendo con la jerga tenística, hasta ahora los bancos no parecen haberse volcado al resto, y dan la sensación de sentirse muy cómodos con este contrato de no inicio y suspensión de acciones.

Posición de los bancos

En cada una de las tres prórrogas pactadas, los bancos han conseguido dos cosas. Cobrar en efectivo, aunque sea tarde, obligando a Amper --la empresa controlada por Bañuelos con el 24% del capital-- a lograr efectivo con la desinversión en activos no estratégicos y el ahorro de costes, y aumentar el perímetro de la refinanciación en prácticamente 20 millones de euros durante el segundo semestre de 2013, de apenas 109 millones a casi 130 al cierre del pasado ejercicio, al subir los intereses tanto del préstamo sindicado como de diversas pólizas de crédito.

¿Qué va a pasar ahora? Aunque no se descarta que el próximo 17 de febrero Amper y sus acreedores financieros firmen la cuarta prórroga, entre los gestores bursátiles existe el convencimiento de que, en esta ocasión, se producirá el acuerdo, incluso antes de esa fecha. Los más optimistas creen que podría firmarse esta misma semana.

Expectativas incumplidas

Mientras tanto, lo que sí se acaba de confirmar esta semana es la salida total del capital de Amper de la sociedad Tvikap. La misma que hace dos años, a instancias de sus principales inversores --como la ya fallecida Rosalía Mera, ahora reemplazada por su hija, o el también gallego Manuel Jove-- auparon a Bañuelos a entrar en la tecnológica con la esperanza de enderezar el rumbo de la compañía y recuperar parte de las pérdidas acumuladas, ha puesto pies en polvorosa ante la evidencia de que las expectativas no se iban a cumplir.

Así, el goteo de venta de acciones de Amper por parte de Tvikap había venido siendo constante desde principios del pasado septiembre. Aquel 22% del capital se fue reduciendo hasta el 2,84%, según el último apunte registrado en la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) el pasado viernes 31 de enero, y la dilución total se ha concretado a lo largo de esta semana.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad