Los 'negocios paralelos' de Sareb no levantan cabeza y pierden 61,7 millones hasta junio

stop

INGENIERÍA FINANCIERA DEL BANCO MALO

El presidente de Sareb, Jaime Echegoyen (centro), junto con dos de sus directores.

desde Madrid, 23 de septiembre de 2015 (15:16 CET)

La Sareb, el banco malo presidido por Jaime Echegoyen, prosigue con la gestión paralela de activos transferidos a los Fondos de Activos Bancarios (FAB). Esos vehículos cuya constitución en exclusiva permitió el Gobierno para adelgazar el balance de la sociedad, aunque al final sea la propia Sareb, sola o en compañía de algún fondo, su principal accionista.

Ingeniería contable a gran escala que, de momento, no parece estar dando los frutos esperados, de conseguir reportar plusvalías con sus ventas. Todo lo contrario. Al cierre del primer semestre de 2015, los cinco FAB constituidos por Sareb (Bull, Corona, Teide, May y Crossover I) sumaban, en conjunto, pérdidas de 61,7 millones de euros.

Teide, venta de 425 inmuebles

La principal aportación a estos 'números rojos', la del FAB Teide, en el que el banco malo está aliado con el fondo Fortress-Lar. La venta de 425 inmuebles por 28,7 millones y los 21.000 euros obtenidos por alquileres, como ya ocurrió en 2014, resultaban insuficientes para equilibrar el alto coste financiero que supone el pasivo asumido cuando se constituyó en diciembre de 2013.

En esa misma fecha se constituyó el primero de estos FAB, el denominado Bull, en el que el banco malo está asociado con el fondo HIG Capital, y que, al cierre del primer semestre, reconocía pérdidas de casi 5 millones de euros.

Lograba vender 202 inmuebles por 11,3 millones de euros y obtener casi 108.000 procedentes de las rentas de sus inmuebles, pero las provisiones por deterioro, el coste financiero y los gastos generales, elevados a casi 1,7 millones, siguen estando muy por encima de lo que se está logrando sacar por las ventas.

Con Corona se riza el rizo

En el caso del FAB Corona se riza el rizo. Ya no tiene activos y sigue perdiendo dinero. El fondo, constituido por cuatro edificios de oficinas en Madrid y del que Sareb era único partícipe, vendió estos activos al fondo Blackstone, en diciembre de 2014, por 81,3 millones de euros.

Con ese importe se ha amortizado, durante el primer semestre de 2015, el pasivo del fondo con el que se constituyó, pero el fondo se tuvo que apuntar pérdidas de 756.000 euros por los costes financieros generados hasta que se produjo el traspaso efectivo a Blackstone.

Tras la venta de todos los inmuebles del FAB Corona, Sareb, para permitir la continuación del fondo y no proceder a su disolución al quedarse sin activos, ha logrado que la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) aceptase modificar su escritura de constitución, de cara a incorporar nuevos activos en el futuro.

Pérdidas por obligación

En el caso de los FAB May y Crossover I no pueden sino dar pérdidas por obligación, ya que sus activos –25 parcelas adquiridas por algo más de 100 millones de euros – solo ofrecerán rendimiento cuando sean vendidos.

En May, la Sareb solo posee el 5% y llega al 20% en Crossover I. Pérdidas en ambos casos de algo menos de 300.000 en el primer semestre de 2015 ocasionadas por los costes de los gastos de gestión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad