Mafo quiere vender Banco de Valencia a un grupo de tres o cuatro entidades

stop

El objetivo es absorber con las menores ayudas posibles el activo problemático de la entidad y favorecer al mismo tiempo el proceso intensivo de fusiones que quiere llevar a cabo el PP en el sector

El ex gobernador del Banco de España, Mafo

20 de diciembre de 2011 (18:49 CET)

El Banco de España quiere que el Banco de Valencia, intervenido hace pocas semanas tras detectarse un agujero de casi 1.000 millones de euros, sea adjudicado a una oferta conjunta de tres o cuatro entidades financieras, con la idea de absorber con la menor ayuda pública posible el activo problemático de la entidad y favorecer al mismo tiempo el proceso intensivo de fusiones que quiere llevar a cabo el Partido Popular en el sector.

El nuevo Ejecutivo ha diseñado un nuevo mapa financiero en el que quedarán entre ocho y diez grupos financieros en el país, frente a los 26 que existen ahora. Esta reducción del número de actores se conseguirá a través de fusiones a tres e incluso cuatro bandas.

Por ello, el partido entrante en el Gobierno ha dado indicaciones al gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez (Mafo) para que el proceso de saneamiento del Banco de Valencia se aproveche con el objetivo de integrar la entidad en uno de los megagrupos, bien en sus procesos previos de gestación o una vez ya constituidos, según fuentes financieras.

De este modo, el grupo adquirente podrá absorber el activo dañado de la entidad valenciana, que o bien se venderá al banco malo de nueva creación a precios de mercado o bien sern absorbido por el balance del grupo resultantes de las fusiones en marcha.

El propio Mariano Rajoy advertía este lunes sobre la dificultad del proceso de saneamiento del sector al afirmar que para sanear los balances de la banca es necesario otorgar una valoración muy prudente de los activos menos líquidos, como solares y promociones inmobiliarias sin terminar. Esa valoración a la baja implica la afloración de importantes pérdidas, que sólo grandes entidades podrán digerir.

Candidatos


Entre los candidatos para quedarse la entidad financiera valenciana se encuentra un posible grupo liderado por Banca Cívica y Liberbank y otro aglutinado en torno a Ibercaja. En ambos casos, el diseño posible de la fusión incluye tres entidades, que asumirían el banco filial de BFA.

Actualmente todas los bancos y cajas hablan entre sí para forjar esos grupos financieros de gran dimensión: la referencia es alcanzar un volumen de activos de 200.000 millones y una plantilla de 20.000 empleados. Al mismo tiempo se diseña el banco malo que compre los activos dañados a precio de mercado.

Rajoy fijo ayer mismo el plazo para acometer esta nueva ola de fusiones en seis meses. Es decir, que en verano debería haberse acometido la venta de Banco de Valencia y las fusiones múltiples deseadas para rediseñar el mapa financiero del país.

HSBC, interesado en el proceso

La puja que abrirá el Banco de España una vez auditada la entidad valencia podría contar con la presencia del segundo banco más grande del mundo, el británico HSBC, que estudia participar en el proceso de subasta.
La operación, según informa el diario Las Provincias, contaría con el apoyo de parte de la burguesía valenciana.

El Banco de Valencia se convertiría en la puerta de entrada del gigante financiero en España. El HSBC es la segunda empresa más grande del mundo sólo superada por JP Morgan, según el ranking de Forbes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad