El fundador de Microsoft Bill Gates en una visita a España con Felipe VI. (Archivo)

Microsoft se rinde ante Montoro y pagará todos sus impuestos en España

stop

Microsoft dejará de tributar en Irlanda las ventas facturadas en España a partir de 2018

Madrid, 12 de septiembre de 2017 (05:55 CET)

Microsoft dejará de evadir impuestos en España a partir del primer cuatrimestre de 2018. La tecnológica estadounidense fundada por Bill Gates ha decidido dejar de tributar en Irlanda las ventas efectuadas en España y en otros 11 países europeos.

El cambio repentino de la multinacional, decidido hace pocas semanas, llega después de varios años de seguimiento por parte de la Agencia Tributaria española que le reclama más de 30 millones de euros por evasión en IVA e impuestos de sociedades.  

Microsoft ha comunicado a sus grandes clientes en España que a partir del primer cuatrimestre del próximo año deberán negociar directamente con la filial española y no con la mercantil radicada en Irlanda, tal como hacían hasta ahora.

Microsoft ha confirmado a Economía Digital que el cambio de esquema de facturación fue comunicado a sus socios (grandes distribuidores y clientes en España) el jueves pasado. La importante medida pone fin al esquema de evasión de impuestos en media Europa.

“Hemos comunicado a nuestros socios que a principios de 2018 comenzaremos a trabajar con un cambio en la forma de venta y cómo reconocemos los ingresos en 12 países: Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Bélgica, Suiza, Holanda, Austria, Italia, Portugal, España y Nueva Zelanda”, ha informado Microsoft a este diario.

“Las filiales de Microsoft en esos 12 países venderán productos y servicios directamente a los distribuidores y  a clientes locales y la facturación de esas ventas serán reconocidas localmente”, añadió la compañía en un comunicado dirigido a este medio.

La justificación

Microsoft no ha contestado si la decisión de pagar impuestos en España y en los otro 11 países mencionados supone un reconocimiento a un esquema de evasión fiscal que está siendo perseguido por las agencias tributarias de toda Europa. Pero la multinacional fundada por Bill Gates ha encontrado una explicación tecnológica a la nueva medida.

“El negocio de Microsoft está evolucionando del software por licencia a un sistema de servicios cloud. En la medida en que los negocios digitales cambian, nuestros clientes podrán contratar localmente con Microsoft”, explica la multinacional.

Microsoft comenzará a declarar impuestos en España pero no aclara si pagará lo que debe desde 2007 

La filial española tampoco ha contestado si llegará a una negociación amistosa con los inspectores del ministro Cristóbal Montoro para pagar los 30 millones no declarados desde 2007.

La primera en rectificar

El conflicto con la Hacienda española ha llegado hasta la Audiencia Nacional y la compañía ha sido advertida por sus propios asesores legales de que tiene pocas posibilidades de salir victoriosa, según han explicado a este diario fuentes cercanas a la compañía.

El ministerio de Hacienda español forma parte de un equipo europeo que ha decidido perseguir a las multinacionales estadounidenses para frenar la creciente evasión fiscal. 

Con esta decisión, Microsoft se convierte en la primera multinacional tecnológica que abandona su práctica de evasión con Irlanda como excusa y tal vez no sea la única. Otras compañías valoran cambiar el esquema de declaración de impuestos por “riesgo reputacional”, según explican fuentes cercanas a Microsoft.  

El cerco de las agencias tributarias en Europa también se estrecha sobre Apple, Google, Facebook, Twitter, Adobe, Airbnb y Amazon, compañías que tributan en Irlanda debido a los bajos impuestos de sociedades, que rondan el 12%, la mitad que en el resto de Europa.

El miedo a multas mayores se expande entre las tecnológicas estadounidenses. Apple fue sancionada con 13.000 millones de euros por haber sido beneficiada con ventajas fiscales irregulares en Irlanda entre 2003 y 2014. La sanción apenas hace cosquillas a una compañía con 48.000 millones de beneficios, pero sí podría hacer temblar a otras empresas que siguen en la mira de las haciendas europeas. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad