Millet esperará sentencia disfrutando de sus bienes

stop

Las restricciones impuestas al principal imputado del 'caso Palau' sólo afectan a las inversiones financieras y a dos cuadros, que deberá devolver al Museu Nacional d'Art de Catalunya

15 de marzo de 2012 (21:36 CET)

Fèlix Millet, el principal acusado por el saqueo del Palau de la Música, podrá seguir disfrutando de todas sus propiedades y de sus dos amarres de barcos a pesar del embargo que ordenó el juez Josep Maria Pijuan, según ha confirmado el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

La medida, acordada por el juzgado de instrucción número 30 para cubrir preventivamente las pérdidas por el desfalco en su gestión de la institución cultural, sólo quedará plasmada en el Registro Mercantil con la finalidad de evitar que el imputado pueda vender las propiedades. El ex responsable del Palau también podrá seguir utilizando el amarre 4003 del Port Olímpic y el 58 del Port de Mataró.

El juzgado embargó un total de 29 inmuebles y terrenos, la mayoría ubicados en Barcelona, L'Atmella del Vallès y Menorca. Entre las propiedades intervenidas se encuentran varios aparcamientos de vehículos en la calle Major de Sarrià de Barcelona, una viña llamada Heredad Can Millet, en L'Atmella del Vallès, una finca de 18.000 metros registrada en Granollers, un terreno edificable en la urbanización La Miranda del Vallès y un terreno, una parcela urbana y un piso en Mallorca.

El uso y disfrute de todas estas propiedades podrá mantenerse hasta que se dicte la sentencia del caso.

Sin ópera


Millet, sin embargo, no podrá movilizar el dinero que tenía depositado en nueve cuentas bancarias y en seis productos financieros. Tampoco podrá ir a la ópera, ya que dejará de disfrutar de sus derechos sobre los palcos y butacas del Gran Teatre del Liceu.

Pero la única devolución que especifica el juez es la entrega de dos obras de arte propiedad de Millet: las pinturas Retrat nena Sardà, de Ramon Casas y Figura de dona de Isidre Nonell. El imputado cuenta con 10 días para entregar las obras al Museu Nacional d'Art de Catalunya y allí deberán permanecer hasta que se conozca la sentencia del caso.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad