Netflix anticipa la saturación del mercado de plataformas en España

Netflix desafía el freno de suscriptores (y no teme a Disney)

stop

Los resultados de la plataforma estadounidense, pese a ser castigados por los inversores en bolsa, revelan buenos síntomas de cara al futuro

Barcelona, 21 de julio de 2019 (04:55 CET)

Los últimos resultados trimestrales de Netflix, acompañados de un severo castigo en bolsa, han despertado los rumores sobre hacia dónde se dirige la compañía. Pero pese a la ralentización en la captación de seguidores y la pérdida de abonados en Estados Unidos, enmarcadas en un contexto en el que se cuentan los días para la llegada de nuevos competidores, los expertos todavía confían en que la firma de Reed Hastings siga creciendo de manera continuada como mínimo hasta dentro de un año.  

La compañía, que realizó durante el último trimestre un ajuste de precios al alza a nivel mundial  — España no fue una excepción — , mejoró sus datos de rentabilidad: su resultado de explotación fue al alza y se incrementaron los ingresos medios por usuario.

Además, la facturación global siguió subiendo respecto al semestre previo, al pasar de 7.600 millones hasta 9.400 millones de dólares.

Francisco Asensi, miembro de la red de innovación colaborativa transmedia Innovación Audiovisual, explica a Economía Digital que el resultado trimestral no es señal de qué puede suceder a corto plazo y lo vincula, al igual que hace la compañía, al ajuste de sus tarifas en todo el mundo.

Netflix achaca el desvío en sus previsiones a la subida de precios

De hecho, la compañía con sede con sede en Los Gatos (California) se muestra optimista y, pese a haber incumplido con las previsiones para este trimestre, confía en recuperarse en el próximo, con la incorporación, calculan, de siete millones de abonados a nivel mundial.

Cristian Liarte, consultor de televisión y director de operaciones y New Business de El Cañonazo Transmedia, sostiene que la clave de cómo se desempeñe Netflix en particular y el mercado en general está en no levantar el pie del acelerador por lo que a inversión por contenido propio se refiere.

El objetivo es llegar a cuantos más hogares mejor —ya está presente en casi todos los países del mundo salvo excepciones contadas como China o Corea del Norte— para seguir ganando cuota de mercado antes de que sus rivales, como Disney y Apple TV, tomen posiciones por el mundo. "En todo caso los problemas los tendrán quienes entren al mercado", explica Liarte. 

Nuevas vías de ingreso y captación

Para ello la compañía empieza a explorar cómo llegar a otros clientes que hasta entonces estaban fuera de la plataforma. La última novedad es un plan más económico frente a los cuatro establecidos (básico, estándar, premium y ultra) que estará asociado al móvil.

Se llamará "Mobile" y se ha estado probando en Malasia e India. Será en este último país, en el que los usuarios pagan precios muy bajos por acceder a la plataforma, donde se pondrá en funcionamiento de forma oficial. Por el momento no se ha confirmado el precio de este nuevo plan, pero se cree que podría ser inferior a cuatro dólares mensuales

Otra de las vías que está explotando Netflix es el contenido en otras plataformas (clips en Youtube) y alianzas con terceros, como las televisiones de pago de las compañías telefónicas. En España ya tiene un acuerdo con Telefónica, la que tiene la clientes de tele más grande, Movistar+, del mercado telco, y Orange, donde también pueden contratarse planes conjuntos en Orange TV. 

Un mercado que no está saturado (por ahora)

¿Hay sitio para más operadores de streaming? Asensi considera que sí, pese a que reconoce que la saturación en el mercado nacional terminará llegando tarde o pronto. "En España hay cabida para Disney+", cuenta, a la vez que añade que su aterrizaje podría estar acompañado del de la plataforma Hulu, de la que es máximo accionista.  

En España actualmente están presentes las tres grandes plataformas (Netflix, HBO y Amazon Video), que según la CNMC tienen ya más de seis millones de contratos. A ello hay que sumar la incorporación de las apuesta de las televisiones de pago (Telefónica con Movistar Lite es un claro ejemplo) y de otras plataformas de nicho, como Dazn, especializado en deporte, o Filmin, en cine de autor.

La fiebre por el streaming ha captado incluso a las televisiones tradicionales que ofrecen servicio en abierto. Atresmedia ha lanzado Atresmediaplayer Premium y Mediaset ha hecho lo propio con Mi Tele Plus, donde ha anunciado que retransmitirá el fútbol español. 

A esta larga lista todavía hay que añadir unos cuantos nombres más de proyectos que, pese a haber causado menos ruido, todavía siguen en la puja, como Flixole, de Enrique Cerezo, centrado en las películas que el empresario ha producido, o Rakuten TV, que combina el vídeo bajo demanda con el pago por visión. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad