Foto de la sede de Orange. EFE

Orange se arma para una batalla multimarca con MásMóvil

stop

El operador naranja y el amarillo no son solo los dos actores del mercado con más marcas secundarias, sino que además sus tarifas cada vez se parecen más

Barcelona, 04 de febrero de 2019 (04:55 CET)

A primera vista, Orange y MásMóvil son dos compañías que, más allá de su distancia en cuota de mercado, tienen un distinto posicionamiento para el público. La primera se coloca entre el segmento premium, con una oferta de televisión muy ambiciosa, y la segunda es combativa en el low cost. Pero lo cierto es que el operador naranja cada vez va emparejando más sus segundas marcas con las del operador amarillo.

Para empezar, las dos compañías son las que más marcas secundarias tienen. Si los operadores móviles virtuales (OMV) de Orange son Simyo, Amena y Jazztel, el operador amarillo tiene a la propia MásMóvil, Llama Ya y Yoigo. Y si, como sucedió en noviembre, Orange compra República Móvil para frenar aumentar el auge del cuarto operador, este adquiere Lebara en apenas 20 días.

Lo mismo sucede en la configuración de sus ofertas. República Móvil recientemente retocó dos de sus tarifas y equiparó sus condiciones a otras dos opciones como las que ofrece el OMV del grupo MásMóvil

¿Qué hizo? Descatalogó sus recientes tarifas de 9 y 13 euros para nuevos clientes y las sustituyó por otras dos, también con 150 minutos, pero con 1 y 2 euros más caras a cambio de 1 y 2 GB adicionales, respectivamente. Así, las dos nuevas ofertas, de 7 GB por 10 euros y 12 GB por 15 euros, son exactamente iguales que las que Llamaya ofrece.

República Móvil.
Captura de pantalla 2019 02 03 a las 19.17.21

Tarifas de República Móvil (arriba) y Llamaya (abajo). 

La información financiera de Orange da pistas de por qué hace ajustes en su negocio móvil. La facturación en España apenas creció (0,5%) durante el tercer trimestre, en parte, por la caída en los ingresos móviles (-1,9%), la división que más se resintió. Se alejó así del crecimiento de facturación que tuvo en el segundo trimestre (1,8%) y del que había registrado al comienzo del año (4,3%).

En las tarifas convergentes ocurre algo similar. La última muestra fue el lanzamiento de la oferta Doblemente Irresistible por parte de Jazztel, hace solo unas semanas. ¿A quién apuntó en aquella ocasión? A Pepephone, el operador móvil de MásMóvil, que intenta hacerse con los clientes convergentes con una oferta casi idéntica.

Robo de clientes y cuota de mercado

Donde sí que hay una clara diferencia entre ambas compañías es en el rendimiento de sus tácticas. Las portabilidades mensuales, el termómetro que mide cuánto es capaz un rival de seducir a los clientes insatisfechos de la competencia, deja a MásMóvil y Orange dejan sensaciones muy distintas.

Con datos oficiales en la mano, junto a otros aportados por el sector, la compañía francesa se dejó 355.000 líneas móviles en 2018. Esta información, auditada de enero a noviembre por la CNMC  — los de diciembre llegan desde fuentes del sector — , muestran que MásMóvil fue capaz de arrebatar a sus rivales 600.000 líneas de móvil durante el mismo periodo.

La compañía amarilla, no obstante, todavía es cuarta en cuota de mercado a bastante distancia de los tres grandes del sector. Tiene cerca del 11,32% del parque de líneas móviles y Orange ostenta más del 30%. 

Respecto a cuota de banda ancha fija, la distancia también es considerable. A cierre de 2017, último dato disponible, el 3,43% era del operador amarillo y el 27% del naranja.  

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad