Pescanova consigue un beneficio de 1.790 millones gracias a la quita de los acreedores

stop

La compañía factura 434 millones de euros en el primer semestre del año y reduce su patrimonio negativo a 450 millones

01 de septiembre de 2014 (09:45 CET)

Las ventas de Pescanova se situaron en el primer semestre del año en 434 millones de euros, con un resultado operativo antes de amortizaciones y provisiones (ebitda) de 27 millones de euros, según la información financiera que ha hecho pública este domingo el consejo de administración de la multinacional pesquera.

El resultado neto de la sociedad refleja un beneficio de 1.790 millones de euros que se debe, en su mayor parte, al impacto del registro contable de la quita sobre los créditos concursales de Pescanova SA y su filial Pescafina. Ambas salieron del concurso en mayo de este año tras la aprobación de sus respectivos convenios de acreedores.

La quita maquilla los resultados

Lo que es lo mismo: las elevadas quitas de los acreedores sobre la deuda concursal provocaron que Pescanova computase en sus cuentas semestrales 2.300 millones como ingresos fiscales, de ahí esas elevadas ganancias que en realidad no lo son tanto y por las que además tendrá que tributar.

Se trata de los primeros datos dados a conocer por Pescanova desde que se aprobó el convenio de acreedores y la empresa quedó en manos de la banca, que acomete un proceso de reestructuración que culminará a finales de año con la creación de la sociedad Nueva Pescanova, que aglutinará todos los activos de la compañía actual. La firma asegura que los datos del primer semestre del año “son reflejo de que las operaciones y negocios del grupo siguen desarrollándose con normalidad y que continúa la mejora de la rentabilidad que se inició en la segunda parte de 2013.

El agujero patrimonial se reduce

Pero en las cuentas de la pesquera siguen existiendo sombras. La empresa en su conjunto todavía arrastra un agujero de 450 millones de euros, si bien el patrimonio negativo que presentaba antes de aprobarse el convenio superaba los 2.200 millones de euros. El comunicado de la firma con sede en Chapela asegura que “la mejora en la situación patrimonial del grupo y la sociedad dominante es un primer e importante hito para la completa reestructuración financiera y viabilidad económica de Pescanova”.

“Este objetivo sólo será posible si se completa, tal como se define en el convenio de acreedores, el proceso que persigue una solución global para todo el grupo”, advierten.

En el informe remitido a la CNMV, Pescanova destaca, no obstante, que "la aprobación de las sentencias de la propuesta del convenio de acreedores, ha permitido convertir en positivo tanto el patrimonio neto como el fondo de maniobra de Pescanova SA", la matriz del grupo.

Las incertidumbres de Pescanova

La compañía reconoce que, a día de hoy, existen todavía "incertidumbres" sobre la capacidad del grupo para continuar con sus operaciones. Se basa, en primer lugar, en que varias sociedades de la firma (filiales) todavía se encuentran en situación concursal.

Por otro lado, explica que existe incertidumbre “en torno a las contingencias fiscales originadas con anterioridad a la declaración del concurso voluntario, así como el impacto económico del ingreso fiscal originado por la quita”.

Ventas repartidas

Durante el primer semestre del año, las ventas del grupo se distribuyeron casi a partes iguales entre España (38,9%), Europa (30,9%) y zonas fuera de la UE (30,2%).

Además, la facturación de la compañía por segmentos, indica que la mayor parte de las ventas de la firma provienen de su negocio comercial, seguido de las actividades de la acuicultura y en tercera posición las derivadas de la pesca.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad