Pimec estrecha su apoyo a Mas y reclama que Bruselas calcule las balanzas fiscales

stop

LAZOS POLÍTICOS

Josep González y Antoni Cañete en la asamblea extraordinaria de Pimec | ED

29 de junio de 2014 (00:11 CET)

El Govern de Artur Mas tiene a los dirigentes patronales de las pequeñas y medianas empresas en el bolsillo. Cuando el Ejecutivo catalán muestra su enojo por alguna cuestión económica de calado, a continuación responde una buena parte de la patronal, sea Pimec o Cecot.

Ha ocurrido ahora con las balanzas fiscales. El conseller de Economia, Andreu Mas-Colell, reclamó que, dado que el Gobierno español no las acaba de publicar, las calcule en su lugar un grupo de especialistas no necesariamente españoles, y que, desde fuera, a través de algún instituto independiente, se sepan los números del déficit fiscal catalán. Y la patronal Pimec, que preside Josep González, se ha unido a ello.

González ha establecido un paralelismo entre los llamados “hombres de negro” que vigilaron las cuentas del Estado, durante el rescate financiero, con la necesidad de saber qué ocurre con las balanzas fiscales. “Si somos capaces de enviar los hombres de negro a España y determinar cuál es el nivel de necesidad financiera de la banca, también debemos ser capaces de encontrar unos hombres de negro que vengan, y sin partidismo, determinen cuáles son las balanzas fiscales reales”, aseguró en el programa Converses de la Cadena Cope.

Decepciones empresariales

González se mostró este sábado muy preocupado por esa cuestión, al entender que se debe saber los números reales de las balanzas. “Es necesario estabilizar el método de cálculo de las balanzas fiscales, porque provoca, reiteradamente, decepciones en el nivel empresarial”, afirmó.

Pero las balanzas fiscales responden a ejercicios teóricos sobre los flujos entre la administración central y los territorios en los que interviene. No hay un único método, porque cada método explica cuestiones diferentes, sea el del flujo monetario o el de carga-beneficio.

Diálogo real

Por tanto, esa preocupación de González llega justo cuando Mas-Colell, y todo el Govern de Artur Mas insiste en que el Gobierno central publique las balanzas, después de que la Generalitat presentara recientemente los números de 2011, y que, en función del método, ofrece un déficit entre el 5,5% y el 8% del PIB catalán.

González insistió sobre ello, y afirmó que las balanzas las deberían calcular “auditores de la Unión Europea”. El argumento es que, aunque en España hay gente preparada, “válida y neutra”, los auditores europeos no se dejarían influir por argumentos políticos. Y, en ese caso, “se podría establecer un diálogo real” para todas las autonomías.

Críticas a la reforma fiscal

El presidente de Pimec abundó en la cuestión. “No podemos continuar con cuatro sistemas de cálculo y tantas interpretaciones diferentes”. Según González, “todo el empresariado coincide en que es necesario un trato diferencial para Catalunya, porque en un momento de crisis económica, la cuota de solidaridad que paga Catalunya debería haberse reducido”.

El presidente de la patronal de la pequeña y la mediana empresa sí se pronunció con mayor conocimiento de causa sobre la reforma fiscal del Gobierno del PP. Para González “no hay ninguna mejora sustancial para las pymes”.

La mayor queja es que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha dejado el impuesto de sociedades para las pymes en el 25%, mientras que sí ha rebajado, del 30% al 25% el impuesto para las grandes empresas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad