Quabit necesita 70 millones para ponerse en marcha tras refinanciar la deuda

stop

DEMASIADA DEUDA SIN INGRESOS

Félix Abánades, presidente de Quabit

desde Madrid, 22 de mayo de 2015 (21:46 CET)

Como Renta Corporación o Restaura, la inmobiliaria Quabit ha sido una de las pocas que ha logrado enderezar su situación financiera. No llegó a entrar en concurso de acreedores, aunque sí lo hizo Rayet, su principal accionista.

Pero lo hace en una situación más que delicada, sobre todo por ese compromiso adquirido en el acuerdo de refinanciación de deuda de devolver 335 millones de euros en año y medio, cuando solo está ingresando poco más de 1 millón al trimestre.

Ampliación

Por ello, el consejo presidido por Félix Abánades, acaba de anunciar la propuesta para que la junta de accionistas del próximo 30 de junio apruebe una ampliación de capital por unos 70 millones de euros (nominal más prima de emisión), a realizar mediante aportaciones dinerarias, por un importe nominal máximo de hasta 10 millones de euros, mediante la emisión y puesta en circulación de un máximo de hasta 1.000 millones de acciones ordinarias de 0,01 euros de valor nominal cada una de ellas, con reconocimiento del derecho de suscripción preferente.

¿Para qué quiere Quabit este dinero? Está claro, para captar fondos con los que iniciar nuevos proyectos, ya sea mediante la adquisición de nuevos suelos que puedan ser objeto de promoción inmobiliaria en breve, o a través de la liberación de la deuda asociada a determinados activos que ya son propiedad de la inmobiliaria o sus filiales, de forma que los suelos liberados de cargas puedan igualmente ser objeto de promoción inmobiliaria, directa o indirectamente.

A expensas de Sareb

No obstante, dicha ampliación está condicionada a cerrar un acuerdo de reestructuración financiera con sus acreedores, en especial, con la Sociedad de Gestión de Activos Procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

La ampliación de capital se hace inevitable ante el vencimiento, en mayo de 2016, de la línea de capital (equity line) acordada con el fondo GEM Capital, con el que lleva tirando desde hace dos años.

Línea de capital se agota

En ese tiempo, han sido 11 las veces que Quabit ha activado esta operativa –la última el pasado 13 de febrero–, en virtud por la cual la inmobiliaria tiene el derecho, pero no la obligación, de requerir de GEM que suscriba uno o varios aumentos de capital por un importe global (capital más prima de emisión) de hasta un máximo de 90 millones de euros entre 2013 y 2016.

El fin, que Quabit siga contando con un importante instrumento de financiación en el marco de una estructura flexible que le permita atender sus necesidades de capital. Tras la solicitud, el fondo se comprometió a suscribir 19.487.180 acciones ordinarias por un importe de 1.730.461,58 euros.

Sin esa ampliación, la devolución a sus acreedores de 335 millones en año y medio resultará muy difícil, ya que, como la propia empresa reconoce, los ingresos no crecerán de manera visible hasta dentro de unos años, siempre que se cumplan las previsiones barajadas de que el mercado inmobiliario vuelve a coger impulso.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad