Rajoy confirma que el Gobierno pagará la repatriación del religioso infectado con ébola

stop

El presidente afirma que ignora quién inició el debate un día después de que la directora general de Salud indicara que la congregación religiosa debería pagar parte del traslado

El rey y el presidente del Gobierno en Marivent | EP

08 de agosto de 2014 (16:42 CET)

Mariano Rajoy ha intentado zanjar el debate sobre las responsabilidades del Gobierno con los ciudadanos españoles en el exterior que ha generado la repatriación del religioso afectado con el virus del Ébola en Liberia (África). El jefe del Ejecutivo ha afirmado que Sanidad se hará cargo del coste total de la operación. Tanto del traslado de Miguel Pajares como de la monja Juliana Donoha, quien no está por el momento afectada por la fatal enfermedad.

Rajoy, por eso, no ha conseguido evitar las críticas por la forma en que ha realizado la declaración. “Ignoro de dónde ha salido este debate”, ha afirmado ante los periodistas desplazados en el Palacio de Marivent (Palma de Mallorca), donde el presidente ha despachado con el rey. Sus palabras llegan cuando tan sólo ha pasado un día desde que la directora general de Salud, Mercedes Vinuesa, indicara que la congregación a la que pertenecen ambos religiosos, San Juan de Dios, debería “asumir los gastos que tenga que asumir”. “Ahora, el Gobierno hará las gestiones que sean necesarias”, añadió la directiva al ser preguntada por los detalles de la minuta.

El ministerio también desmiente a su directora

El Ministerio de Sanidad también ha desmentido a su directora general. Los portavoces del departamento dirigido por Ana Mato han asegurado a Europa Press que las autoridades “nunca se han planteado” pasar factura al orden de San Juan de Dios por la asistencia sanitaria a ambos pacientes, ingresados en el hospital Carlos III de Madrid.

“Es de puro sentido común. Muchos españoles están siendo repatriados desde Libia estos días, como es nuestra obligación”, ha indicado el presidente desde Mallorca. “Espero que la polémcia quede cerrada”.

Los representantes de la congregación religiosa en Espala habían admitido previamente a la comparecencia pública de Rajoy que no habían recibido ningún “requerimiento económico” por la repatriación, pero que estaban preparados para asumir los gastos y las responsabilidades que fueran necesarias. De nuevo, señalaron las declaraciones de Vinuesa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad