Repsol reduce deuda en 2.400 millones tras vender sus activos de gas natural licuado

stop

DESINVERSIÓN

02 de enero de 2014 (08:52 CET)

Repsol ha empezado el año con una operación de oro. La petrolera presidida por Antoni Brufau ha vendido sus activos de gas natural licuado (GNL) en Perú y Trinidad y Tobago a la compañía anglo-holandesa Shell. Previamente, había traspasado a BP su participación en Bahía Bizkaia Electricidad. En total, la desinversión le ha reportado unas plusvalías de 2.100 millones y una reducción de la deuda neta en 2.400 millones.

La compañía española, que completa así la venta de sus activos de GNL, ha explicado que ambas operaciones han reportado a Repsol unos ingresos cercanos a los 3.126,6 millones de euros. De ellos, 2.982,7 millones corresponden a la venta de activos a Shell y otros 145,5 millones de su participación en BBE a BP.

Reducción de la deuda

La venta de sus activos de GNL ha supuesto además la liberación de compromisos financieros y deuda no consolidada, según ha destacado la compañía española en el comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Repsol ha indicado que ajustará la valoración de los activos norteamericanos en sus libros, registrando una provisión después de impuestos de acuerdo a la nueva normativa fiscal de 1.091,3 millones. Las plusvalías pendientes de contabilizarse tras dicho ajuste se incorporarán entre los ejercicios de 2013 y 2014.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad