Sánchez Galán endeuda su family office a cuenta de Iberdrola

stop

Royal Park 2000, la sociedad a la que había transferido 3,2 millones de sus acciones en la eléctrica, compensó 10.500 euros de pasivo con 2.200 euros contabilizados como activo por impuesto diferido

Juan Carlos Martínez

Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, con su esposa, Isabel García-Tabernero / Reuters
Ignacio Sánchez Galán, presidente de Iberdrola, con su esposa, Isabel García-Tabernero / Reuters

Madrid, 01 de noviembre de 2016 (06:00 CET)

El escaso recorrido del valor bursátil de Iberdrola en lo que llevamos de año –en torno a unas minusvalías del 5%– ha impedido, de momento, la decisión del presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, de transferir a una sociedad familiar, en diciembre de 2015, casi la mitad de los algo más de siete millones de acciones directas que poseía en la multinacional eléctrica, surta el efecto buscado.

Acometía Sánchez Galán esa operación para capitalizar Royal Park 2000, la holding que había sido constituida en septiembre de 2015 y que, desde el 1 de diciembre del pasado año, administra su esposa, María Isabel García-Tabernero. Al día siguiente del traspaso, Royal Park ampliaba capital por 20,28 millones de euros, con el mismo número de acciones valoradas a un euro nominal.

Beneficio simbólico el primer año

Al cierre de su primer ejercicio –iniciado el 21 de septiembre, la fecha de su constitución– la empresa familiar de Sánchez Galán declaraba un beneficio simbólico inferior a 1.000 euros, gracias a la contabilización de 2.207 euros como activos por impuesto diferido, dando por hecho que, en el futuro, la empresa contará con suficientes garantías fiscales contra las cuales poder hacerlos efectivos. Sin ingresos, solo reconocía como gastos 1.240 euros por servicios profesionales.

En su balance, con el patrimonio procedente de los 3,2 millones de acciones de Iberdrola, Royal Park 2000 contabilizaba un pasivo financiero de 10.528 euros con vencimiento inferior a un año, según las cuentas depositadas en el registro mercantil. Pasivo desglosado en casi 3.000 de euros de deuda a corto plazo y 7.600 de adeudos a otros acreedores, equivalente a la misma cantidad destinada por Royal Park a reservas.

A lo largo de 2016, la evolución de acciones de Royal Park ha ido a la par de los movimientos que han tenido los títulos que Sánchez Galán, como presidente de Iberdrola, posee de manera directa.

Traspaso inicial del 0,055% a Royal Park

Hasta el 21 de diciembre de 2015, esos derechos directos sumaban algo más de siete millones, equivalentes al 0,112% del capital de Iberdrola, mientras que las 273.851 acciones en poder de su esposa alcanzaban el 0,004% del capital. Al día siguiente, con el traspaso a Royal Park, la participación directa se vio reducida al 0,061% mientras que la indirecta se incrementó hasta el 0,055%.

Posteriormente, el pasado 2 de febrero, la suscripción de acciones de Iberdrola, emitida con cargo a reservas en el marco del aumento de capital liberado –aprobado por la junta de accionistas en marzo de 2015– posibilitó que la familia Sánchez Galán sumara otras 147.085 acciones de Iberdrola asignadas gratuitamente.

Algo más de 77.600 de manera directa para el presidente de la eléctrica y casi 69.500 vía indirecta, con 4.800 a favor de su esposa, 685 de su hijo, Pablo, y 64.000 que se anotaba Royal Park, el holding familiar.

Tercera liquidación del sistema de retribución variable

Un mes después, el pasado 1 de marzo, Sánchez Galán aumentaba en 536.359 títulos su participación directa, hasta sumar 4,5 millones de acciones, equivalente al 0,07% del capital de Iberdrola. La entrega de estas acciones se derivaban de la tercera liquidación del sistema de retribución variable contemplado en el programa 'bono estratégico 2011-2013'.

Ya en mayo se produjo un cambio de porcentaje en los derechos, como consecuencia de la reducción de capital, que había aprobado el 8 de abril la junta de accionistas y ejecutado el consejo el 26 de abril.

Reducción que supuso disminuir el número de acciones de Iberdrola en 157,15 millones y que motivó un ligero incremento de la participación directa, hasta el 0,072%, y una disminución en la indirecta -la que aglutina en su totalidad Royal Park 2000-, del 0,055% al 0,052% tras transferir el pequeño paquete de acciones en manos de su mujer e hijo.

El último movimiento de sus acciones en Iberdrola comunicado por Sánchez Galán a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) data del pasado 28 de julio, cuando se ejecutó otra decisión de la junta del pasado 8 de abril, de suscribir acciones de Iberdrola –sin contraprestación alguna porque los títulos son liberados– en el marco del aumento de capital social, sumando un total de 7,9 millones de acciones (3,33 a través de Royal Park), actualmente valoradas en algo más de 49 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad