Seat: 15 meses para recuperar los beneficios

stop

El Gobierno de Rajoy sale al rescate del sector con un nuevo plan

27 de septiembre de 2012 (20:00 CET)

Seat tiene que abandonar los números rojos en el ejercicio 2013. La marca del grupo Volkswagen mantiene su objetivo económico a pesar de la caída libre del sector de la automoción en Europa, especialmente en España. El mercado tradicionalmente de referencia para la compañía con sede en Martorell (Barcelona) está deprimido, según datos de la Anfac las ventas han descendido en lo que llevamos de año el 20%, pero en un ejercicio y medio los alemanes quieren que Seat dé la vuelta a las pérdidas de 60 millones de euros conseguidas en 2011. Una cifra que llega a los 225 millones si sólo se tiene en cuenta la comercialización de vehículos, sin sumar más actividades del grupo.

Para ello, aplican una doble estrategia: una gran ofensiva de producto y la internacionalización de la compañía. “Se tiene que tener en cuenta el precio y el volumen, vender más y más”, afirma el director de Seat España, Paul Sevin, en un encuentro con la prensa en el salón del automóvil de París. Allí, la compañía española ha presentado su último modelo, el León, con el que completan un catálogo de siete productos.

Precio


Los modelos de Seat van desde el Mii, un pequeño utilitario que se comercializa a partir de los 7.500 euros, al Alhambra, el modelo familiar que alcanza los 25.000. Precisamente, este vehículo es el que tiene mejor salida en el mercado exterior. Otro ejemplo de la importancia de mercado extranjero en la nueva estrategia del grupo es que la venta del León (del que falta conocer las versiones familiar y deportiva) se iniciará en Alemania, Austria y Suiza.

En España, el “hito de la compañía” en palabras de su presidente, James Muir, llegará a la par que el nuevo Toledo, a principios de 2013. De este, Sevin asegura que es “el coche anticrisis”, ya que se puede adquirir a partir de 13.990 euros.

El precio continua siendo un factor importante para Seat, pero la cúpula de la compañía aseguran que quieren superar la imagen de ser “una marca de descuento”, según Sevin. “Queremos comercializar a un precio normal y, si se miran las ofertas de nuestros competidores, no lanzamos campañas tan agresivas”, añade.

Mercados

Para cumplir con los deberes que tienen pendientes, el grupo pone la vista en tres mercados: China, Rusia y México. En el país asiático han puesto el primer pie este año y en diciembre ya tendrán una red de 12 concesionarios. Sevin reconoce que las ventas no van a tan buen ritmo como tenían previsto, pero compensarán con los otros dos territorios. “Es un mercado muy complicado en el que la competencia entre coches importados es muy grande”, añade.

En Rusia ya tienen 25 concesionarios y remarcan que las ventas “mejoran del orden del 5% cada mes”. En México, tienen 35 puntos de venta en marcha. Unas bases de desarrollo a las que se tiene que sumar el avance de la marca en el mercado de África del Norte, donde este año ya han vendido 14.000 vehículos. “En Europa crecemos en Alemania y el Reino Unido”, afirma Sevin.

Donde tienen más dificultades para avanzar es en Francia. La crisis de la automoción ha provocado que las marcas locales se reivindiquen y han conseguido que la población opte por escoger un producto nacional en el momento de la compra. Y Seat, a diferencia de otras marcas, no tiene un elemento que le diferencie lo suficiente para revertir esta tendencia.

Producción en Martorell

La hoja de ruta de Seat es que en 2014 en Martorell se fabriquen 200.000 unidades de sus dos productos estrella: el Ibiza y el León. En 2011, en Barcelona se fabricaron 77.000 vehículos de la versión anterior del León y 186.000 Ibiza. Además de estos modelos, en la factoría catalana también producen las versiones del Altea, el Exeo y 100.000 unidades del Audi Q3. Su capacidad máxima es de fabricar casi 600.000 vehículos a pleno rendimiento. Es decir, que se trabajen todos los fines de semana del mes.

El resto del catálogo se produce en otros puntos de Europa. El Mee en Bratislava (Eslováquia), el Toledo en la República Checa y el Alhambra en Portugal.

Ayudas del Gobierno

El objetivo de salir de números rojos pudiera estar algo más cercano con el anuncio del nuevo plan Prever que anunció este jueves el gobierno de Mariano Rajoy. La nueva medida consiste en una ayuda mínima de 2.000 euros para los compradores que deseen cambiar sus viejos vehículos por otros catalogados por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) con las etiquetas A ó B de eficiencia energética (con emisiones de CO2 de menos de 160 gramos por kilómetro), con un precio máximo de 25.000 euros antes de IVA.

Aunque desde París los directivos de Volkswagen no han entrado en valorar el plan, la alta cúpula de la empresa comentaba antes del anuncio que era necesaria una ajuda para reactivar el sector.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad