Seat limita su gran ofensiva comercial de 2017 a un nuevo modelo

stop

El nuevo SUV del fabricante español, que se llamará Arona, será la única auténtica novedad entre los lanzamientos de la marca para el año que viene

El Seat Ateca X-Perience en el Salón de París / Seat

Barcelona, 30 de septiembre de 2016 (01:00 CET)

París es una de las grandes citas del mundo del motor. El Salón del Automóvil de la capital francesa se alterna anualmente con el de Frankfurt y, tras Ginebra, es la principal feria europea del sector. Por ello, las marcas suelen presentar en París sus novedades, si las tienen. Entre unos 70 lanzamientos, Seat ha llevado una versión de su nueva joya de la corona, el Ateca.

Pero más allá de esta presentación, la única de la marca, la filial española del grupo Volkswagen ha escogido la capital gala para "desvelar los detalles de la mayor ofensiva de producto de su historia", que se producirá en 2017. Dicha ofensiva son tres lanzamientos, pero sólo hay un nuevo modelo, el SUV Arona, mientras los otros dos son renovaciones y restylings.  

Año de lanzamientos  

Seat ya anunció a principios de año que haría cuatro lanzamientos en dos años. Cumplió con el primero, el Ateca, cuyo éxito comercial lleva de cabeza a los responsables de la marca, que retiraron del mercado una motorización porque no podían cumplir con la demanda. El modelo acumula más de 21.000 pedidos pero los compradores tienen que esperar más de tres meses para conducirlo.  

Tras lanzar el primer SUV de su gama, la marca del grupo VW dejó los tres lanzamientos restantes para el año que viene. Se daba por hecho que uno de ellos sería el nuevo Ibiza, la quinta generación de uno de los coches más exitosos de la historia de la marca. Otro, como avanzó el presidente de Seat, Luca de Meo, en marzo, será el SUV pequeño, que ha bautizado como Arona.  

Un 'restyling' como novedad
 
Quedaba una incógnita que la marca ha terminado de despejar en París. A pesar de que se había especulado con un tercer SUV, para completar la familia y rellenar los tres principales subsegmentos de este tipo de todoterrenos, al final esta apuesta tendrá que esperar. Seat ha confirmado que el lanzamiento que se esperaba es una renovación del León.

Una renovación no es una nueva generación, como la del Ibiza, que aunque mantenga el nombre, es un coche nuevo o prácticamente nuevo, sino lo que en el argot automovilístico se conoce como un restyling. Habitualmente, a la mitad del ciclo de vida de un modelo, entre tres y cuatro años, las marcas hacen alguna pequeña modificación exterior para darle un aire más moderno.  

Una ciudad tinerfeña para el nuevo SUV

Así pues, la gran ofensiva comercial se limita a un nuevo modelo, el Arona, que toma el nombre de una ciudad tinerfeña y que saldrá al mercado dentro de un año y que se fabricará en Martorell. Producido a partir del Ibiza, estará en el segmento de SUV pequeño, en el que se tendrá que pelear con modelos consolidados como el Renault Captur, el Nissan Juke o el Opel Mokka.

Luca de Meo avanzó este jueves que "2017 va a ser un año muy especial para Seat", gracias a los nuevos lanzamientos. "El León, el Ibiza y el nuevo Arona, unidos al Ateca, van a fortalecer a Seat desde todos los puntos de vista: comercial, financiero y de imagen de marca", añadió el presidente de la marca.  

Ninguna de las tres, en París    

La filial española de VW se vistió de largo en el último salón de Ginebra en febrero, la cita más importante del mundo, para presentar el primer SUV de su historia, el Ateca. Pero siete meses después, y a pesar de las tres novedades que verán la luz el año que viene, ha acudido a la segunda cita más importante del año con el mismo modelo, con una nueva versión.    

Se trata del Ateca X-Perience, que Seat define como "una versión más aventurera y off-road" del modelo. Respecto al original, se distingue por algún detalle exterior, como un alerón, e interior, y por equipar el motor diésel de 190 caballos de potencia.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad