Starbucks traslada su sede a Londres para acallar críticas

stop

La cadena estadounidense estaba en el punto de mira del parlamento británico por sus prácticas fiscales

Un local de Starbucks I EFE

16 de abril de 2014 (18:45 CET)

Starbucks ha hecho las maletas y ha trasladado su sede para Europa, Oriente Medio y África de Ámsterdam a Londres. El motivo no es otro que el de acallar las críticas del parlamento británico por sus prácticas fiscales.

Prácticamente, la mitad de los locales de la cadena estadounidense en territorio europeo están en el Reino Unido. Pese a ello, prefirió instalar la sede en un país en el que la carga impositiva no era tan elevada.

Google y Apple, en el punto de mira

El parlamento británico no veía con buenos ojos esta decisión. No sólo por su extensa presencia en el país, sino porque su contribución tributaria no respondía a los niveles de éxito que han cosechado sus cafeterías en el territorio. Por ello, la cámara decidió abrir una comisión de investigación en la que también se incluyeron a otras multinacionales como Google o Apple, que seguían los mismos pasos de Starbucks.

La compañía aseguró que el mercado británico es el que registra el mayor crecimiento a nivel europeo. Con el traslado de la sede, la multinacional norteamericana pretende apaciguar los ánimos y mima a la joya de la corona en el viejo continente.

Recaudación en España

Inglaterra no es el único país molesto por estas prácticas. La ingeniería fiscal de las grandes compañías también está en el punto de mira del Gobierno español. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, le ha declarado la guerra a las multinacionales que instalan sus sedes en Dublín (Irlanda) debido a su baja tributación mientras generan multimillonarias ventas en el mercado español.

Es la mejor baza del Gobierno español para incrementar la recaudación impositiva a la espera de que entre en vigor la reforma tributaria prevista para 2015. Hace poco más de un año, el Tribunal Económico Administrativo Central (TEAC) creó precedente en un tema tan delicado como controvertido: las ventas transfronterizas realizadas por Internet.

Dell y Coca-Cola

El tribunal obligó a la compañía Dell a pagar más impuestos en España. Hacienda consideró que este tipo de multinacionales también deben declarar sus ingresos en el mercado nacional pese a que se facturen desde sociedades o páginas web domiciliadas en otros estados como Irlanda.

El pasado febrero, Hacienda --a través del TEAC-- también estrechaba el cerco a Coca-Cola por, supuestamente, eludir impuestos en España.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad