Telefónica fija su calendario para ultimar un pacto con los sindicatos

Telefónica ofrece prejubilaciones de oro para una limpieza rápida

stop

La compañía de telecomunicaciones, que quiere acelerar en su plan de bajas incentivadas, asegura que pagará a los que se apunten el 68% del salario bruto

Madrid, de ( CET)

Telefónica está empeñada en ejecutar cuanto antes el plan de salidas incentivadas para sus trabajadores. Pero, tal y como recuerdan fuentes sindicales, su visto bueno no llegará hasta que no se firme el nuevo convenio colectivo de empresas vinculadas (CEV). Es por eso que la compañía de telecomunicaciones quiere acelerar y tener fijado en octubre cuántas personas dejarán la compañía.

La propuesta presentada este miércoles por la compañía confirma lo avanzado por fuentes sindicales: Telefónica propone un plan de salidas incentivadas (PSI) calcado al de 2016. Quiere indemnizar con el 68% del salario bruto a los aproximadamente 4.200 trabajadores que se pueden ver afectados por este plan, alrededor del 20% de la plantilla. 

Este pago, dirigido trabajadores a partir de 53 años de edad, se llevará a cabo en el momento de la suspensión hasta que cumpla 65 años. A ello hay que añadir que la empresa también realizará las aportaciones obligatorias del Promotor al Plan de Pensiones Asistencia Sanitaria.

El calendario ya está sobre la mesa. La próxima semana, entre el día 19 y el 20, se producirá un nuevo encuentro entre empresas y sindicatos. Las mismas fuentes añaden que, no obstante, habrá otra reunión el 27, cuando previsiblemente se llegue a un acuerdo definitivo. 

Esta propuesta lanzada en la mesa negociadora, que lleva desde junio tratando el convenio colectivo, incluye un plazo de adscripción al plan. La previsión es que el último día para adherirse sea el 31 de octubre.

El impacto del plan en las cuentas de Telefónica

La compañía, de acuerdo a la información enviada el martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), gastará 1.600 millones de euros con la previsión de ahorrar 200 por ejercicio a partir de 2021.

El plan de bajas incentivadas es una de las medidas que la compañía de telecomunicaciones ha adoptado tras su consejo de administración, que se reunió antes de lo previsto ante el terremoto bursátil — ya subsanado—  que la compañía vivió en agosto.

La otra medida que la compañía adoptó fue su predisposición a vender más torres de telefonía. Telefónica cuenta con 130.000 torres en el mundo. La previsión es monetizar una cartera de infraestructuras de 50.000 torres, que podrían generar 830 millones en ingresos.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad