Tobías Martínez, consejero delegado de Cellnex. EFE

Tobías Martínez pone Cellnex a tiro de Isidro Fainé

stop

Cellnex ampliará capital en 1.200 millones de euros, una oportunidad para Criteria de crecer en la compañía de infraestructuras de telecomunicaciones

Barcelona, 01 de marzo de 2019 (04:55 CET)

La Caixa ha tenido en el último año varias oportunidades de crecer en Cellnex. Cuando Abertis planteaba su venta —incluso antes de que culminase la opa sobre la concesionaria—, cuando los Benetton compraron el 29,9% y Abertis puso en el mercado otro 4% y cuando la familia italiana buscó un socio financiero sin perder el control. No aprovechó ninguna, pero ahora Isidro Fainé tiene una nueva ocasión en bandeja.

Cellnex anunció este jueves una ampliación de capital de 1.200 millones de euros, con la emisión de 67 millones de acciones que diluirán el capital en el 28,9%. El objetivo es reforzar la caja para crecer vía compras, con la vista puesta en primer término en CTIL. El artífice es Tobías Martínez, consejero delegado de la empresa, que ha logrado convencer a sus dos grandes accionistas.

Connect, sociedad controlada por la familia Benetton, y Criteria se comprometen a suscribir la ampliación. Es decir, a cubrir el 29,9% y el 6% respectivamente para mantener su porcentaje y que no se vea diluida su participación. Los accionistas tienen derechos de suscripción preferente para evitar que su parte del pastel se vea reducida, pero hay muchos que por falta de liquidez o de interés, no suelen acudir a las ampliaciones.

Oportunidad para La Caixa

Este escenario abre una ventana de oportunidad para La Caixa para crecer en Cellnex. En el caso de que ningún otro accionista acudiera a la ampliación y la suscribiera totalmente, podría superar el 20% del capital, lo que le pondría en una muy buena situación para cuando la compañía, que perdió dinero en 2018, vuelva a números verdes y reparta beneficios. Para ello debería poner más de 800 millones, en vez de los 70 que le costará mantener su posición.

Fuentes consultadas por Economía Digital apuntan a que Fainé mantendrá su posición en Cellnex: clavado en el 6%. Puede haber sorpresa, y de hecho, el próximo lunes Criteria, el brazo inversor de La Caixa, reúne a su comité de dirección y la ampliación de capital, y la opción de suscribirla por encima del 6%, estarán sobre la mesa.

El precio, además, es atractivo, ya que la ampliación se sitúa por debajo de la cotización de la empresa en el IBEX. Pero el perfil inversor marcado por el presidente de La Caixa en los últimos tiempos indica que no irá más allá.

Criteria apoyará la ampliación porque apoya el proyecto de Tobías Martínez. Y es que nació de Abertis, una de las joyas de la corona del grupo Caixa hasta que, en 2017, decidió que aceptaría la opa de Atlantia que Francisco Reynés les trajo de Italia. Finalmente, Atlantia pactó con ACS y Hochtief comprar Abertis conjuntamente, lo que supuso la venta de Cellnex. Eso sí, los Benetton, propietarios de Atlantia, vieron valor y futuro en la compañía de torres de telecomunicaciones y decidieron incorporarla a su holding.

La Caixa busca dividendos

Pero del apoyo no se prevé que pase. Por un lado, porque Criteria no tiene vocación de socio financiero, aunque a veces ejerza ese papel. Intenta tener mando, o al menos un papel importante, en las compañías en las que participa, como Caixabank, Saba y Naturgy. Por el otro, desde la salida de Abertis, lo que está buscando son inversiones que le den dividendo para pagar la obra social de La Caixa, de las más importantes del mundo en el ámbito privado.

Es por ello que Criteria ha ido invirtiendo en Telefónica, pese a tratarse en este caso de una inversión financiera, hasta el 1,15%. Los dividendos del gigante de las telecomunicaciones permiten unos ingresos recurrentes a sus accionistas. En cambio, Cellnex no es una empresa de dividendos, sino que es una empresa de crecimiento.

Cellnex perdió dinero en 2018 y, aunque pueda ganarlo en 2019, está enfocada a seguir invirtiendo para crecer. De hecho, la ampliación de capital que abre una oportunidad a La Caixa es a la vez una muestra más de que no es una empresa enfocada a ganar dinero a corto plazo, sino a crecer: los 1.200 millones que logrará con la ampliación son para ello.

Para la compañía que dirige Tobías Martínez, seguir enfocada al crecimiento es una obligación. El mercado de las infraestructuras de telecomunicaciones está en un momento crucial, porque las grandes telecos están en fase de vender sus torres, y en los próximos años aparecerán oportunidades que no se repetirán. Para La Caixa, no obstante, no es el momento ni el perfil. Al menos, si no cambia de prioridades.

Hemeroteca

La Caixa Cellnex
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad