Una prueba detecta cocaína en el cabello del capitán del Concordia

stop

Los abogados de los viajeros afectados exigen nuevas pruebas de drogas a Francesco Schettino

El crucero "Costa Concordia" tras encallar frente a las costas de la isla de Giglio

20 de febrero de 2012 (18:05 CET)

Las sospechas del uso de drogas han caído de golpe sobre la cabeza del capitán del Costa Concordia, Francesco Schettino. Los abogados de los pasajeros afectados por el accidente del crucero aseguran que restos de cocaína fueron hallados en el cabello del capitán.

Los representantes legales de parte de los pasajeros exigieron someter a Schettino a pruebas adicionales de drogas, debido a que un análisis previo de orina no había dado resultados positivos. Ante las nuevas evidencias, los abogados consideran ahora que las primeras pruebas pudieron haber sido manipuladas, según publican los diarios The Sunday Times y The Huffington Post. “Es muy extraño y creemos que las evidencias han sido contaminadas”, declaró Stefano Zerbi, portavoz de un grupo de afectados.

La actitud de cierta indiferencia ante el pánico que le rodeaba hizo pensar a algunos pasajeros que el capitán podía encontrarse bajo el efecto de alguna droga en el momento del accidente.

Schettino inicialmente declaró que había consumido tranquilizantes pero las pruebas practicadas no revelaron el consumo de estas sustancias, según informó la prensa italiana los días posteriores al accidente.

Debido a la contradicción, los afectados han solicitado que se practiquen pruebas de ADN para comprobar que las muestras recogidas en los primeros exámenes pertenezcan realmente al capitán. El Costa Concordia llevaba a bordo a 4.200 pasajeros en día del accidente que ocasionó 17 fallecidos y otras 15 desaparecidos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad