Unipost sigue en huelga con millones de envíos retenidos

stop

Los paros de los trabajadores de la empresa de la familia Raventós afectan a los movimientos de correspondencia de particulares, empresas y organismos oficiales, sobre todo en Barcelona y Madrid

01 de enero de 2014 (17:14 CET)

La plantilla de Unipost ha despedido 2013 con una huelga que seguirá en pie con el comienzo del recién estrenado año. Tras cinco días de paros, los trabajadores volverán este jueves a secundar la huelga convocada por CGT, según han confirmado fuentes del sindicato.

La huelga afecta a todos los centros del territorio nacional pero, sobre todo, ha tenido una gran repercusión en Barcelona y Madrid. Los trabajadores ponen de relieve el seguimiento que ha habido en el departamento de clasificación de San Fernando de Henares (Madrid) que ha provocado incluso el apagón de las máquinas en el turno de tarde.

Reducir plantilla y rebaja salarial

El personal rechaza el plan de reestructuración de la compañía que controla mayoritariamente la familia Raventós, propietaria también de Codorniu. La dirección tiene previsto reducir la plantilla en 425 puestos de trabajo, aplicar un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal de 120 días a lo largo de 2014 y una reducción salarial del 10%. Unipost emplea a cerca de 2.500 trabajadores.

Problemas con la correspondencia

Las primeras cinco jornadas de huelga se han traducido en millones de envíos retenidos. Fuentes de la compañía apuntan entre ocho y nueve millones. La correspondencia se acumula en las diferentes oficinas sin clasificar y sin repartir.

Tal es la repercusión de este conflicto laboral que incluso cientos de certificados de diferentes instituciones públicas, como la Diputación de Barcelona, no han sido entregados a su debido tiempo. “Los clientes hacen cola para las quejas y amenazan con ir a otro distribuidor de correspondencia y la postura de la empresa es que no pasa nada y no tiene incidencia”, subraya CGT.

Analizar el estado de las cuentas 

El sindicato lamenta que la dirección sustituya a algunos huelguistas por otros trabajadores para evitar mayores incidencias en el reparto. Denuncia, además, que pese a la negativa de la compañía a sentarse con el comité de huelga, sí que ha convocado una reunión el próximo 3 de enero del comité intercentros para estudiar el estado de las cuentas y la continuidad de su plan de adelgazamiento.

Los trabajadores, de momento, responderán a la postura de la compañía con más paros y concentraciones en todas las oficinas este jueves, lo que provocará más retrasos en el servicio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad