BBVA rebaja su hipoteca variable: nuevas condiciones

Te explicamos cuáles son las condiciones para acceder a la nueva oferta para hipotecas variables de BBVA

Hipotecas./ Pixabay

Hipotecas./ Pixabay

Las hipotecas no están pasando por su mejor momento. El euríbor a doce meses, el indicador en el que se referencian la mayoría de prestamos hipotecarios en España, se ha disparado en septiembre el 2,233%, su nivel más alto desde enero de 2009, lo que provocará que las cuotas de las hipotecas se incrementen, de nuevo, en cerca de 2.400 euros al año. En medio de esta guerra hipotecaria, BBVA ha decidido mejorar su oferta variable para hacerla más atractiva.

El nuevo préstamo a tipo de interés variable de la entidad establece un tipo de interés del 0,89% durante el primer año, aunque a partir de entonces se reconvierte en euríbor + 0,6% (2,72% TAE), según ha informado Idealista. A principios de verano, en cambio, el diferencial se situaba en el 0,79%.

Requisitos de la ‘nueva’ hipoteca

  • Primero, es necesario domiciliar los ingresos en la entidad (con un mínimo de 600 euros en el caso de una nómina y de 300 euros si es una pensión, y la cuota de autónomos si el cliente es un trabajador por cuenta propia)
  • Segundo, contratar un seguro de hogar.
  • Y el tercer requisito es contratar un seguro de amortización del préstamo que cubra al menos la mitad del importe de la hipoteca o de 150.000 euros si ese 50% supera dicha cantidad.

En el caso de que el cliente no se aplique estas bonificaciones, el tipo de interés durante los primeros 12 meses se mantiene en el 0,89%, aunque a partir de ese momento pasa a euríbor + 1,6% (3,34% TAE).

Sin comisión de apertura

La hipoteca variable de BBVA no tiene comisión de apertura, aunque sí penaliza la amortización anticipada, ya sea parcial o total. De hecho, es necesario que el cliente adelante un mínimo de 300 euros y que asuma una comisión de hasta el 0,15% del capital reembolsado si el pago se produce durante los primeros cinco años de vida del préstamo. A partir de entonces, tal y como dicta la ley hipotecaria, desaparecen las penalizaciones.

Otra ventaja de este préstamo es que va destinado a la compra de cualquier vivienda, aunque establece diferentes límites de financiación. En el caso de una vivienda habitual, la entidad está dispuesta a prestar hasta el 80% del menor de estos dos importes: el valor de tasación del inmueble o su precio de compra. Si la operación es sobre una segunda residencia, el máximo es el 70%.

BBVA permite firmar esta hipoteca a un plazo de hasta 30 años, aunque siempre que el titular con ingresos más joven no tenga más de 70 años a la fecha de vencimiento. Por último, conviene tener en cuenta que la hipoteca variable de BBVA está destinada a residentes en España con ingresos y patrimonio solo en euros.