BBVA confirma una recuperación “mayor de la esperada” pero con pico de morosidad en 2022

BBVA confirma una recuperación "mayor de la esperada" con un crecimiento del 6% en 2021 y del 7% en 2022, cuando se alcanzará el pico máximo de morosidad

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila. / EFE

El presidente de BBVA, Carlos Torres Vila. / EFE

La recuperación en España ha empezado a constatarse desde el segundo trimestre y ésta será “mejor de la esperada” en un principio gracias a la vacunación y la reactivación del consumo, según el presidente de BBVA, Carlos Torres Vila, quien ha augurado que España registrará un crecimiento del 6% este año y del 7% en 2022. 

Esta “clara mejora” de las perspectivas obedece a que la vacunación en España avanza “muy bien” y los datos del segundo trimestre son “muy buenos”, apuntando a un crecimiento anual cercano al 20%, por lo que hace que la recuperación sea “mayor de la esperada”, sobre todo si hay una recuperación del turismo en el tercer trimestre. 

El sustento de esta mejor recuperación económica se apoya en el crecimiento del consumo y de la inversión, según ha indicado Torres en la inauguración del XXXVIII seminario organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander. 

Aumenta el consumo

A este respecto, ha apuntado que el gasto total en tarjeta en junio ha crecido por encima del 20% respecto a las cifras preCovid, especialmente por el mayor gasto con tarjeta presencial por parte de los consumidores españoles, con un alza del 25% en relación a junio de 2019, al tiempo que el gasto no presencial ha repuntado un 54% en esa comparativa. 

En cualquier caso, Torres ha remarcado la necesidad de que regrese el turismo y el gasto de no residentes, aunque se ha recuperado ya en torno al 50% de los niveles preCovid. Respecto a la mejora de los datos de inversión cree que se apoya en las políticas monetarias y expansivas, si bien siguen por debajo de las cifras prepandemia. 

Eso sí, cree que el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia puede constituir un impulso, con una aportación de dos puntos anuales al crecimiento en promedio de 2021 y 2022. “Los indicadores muestran que avanzamos por el buen camino hacia la recuperación y la senda de crecimiento”, ha enfatizado. 

Pico de morosidad, en 2022

Al margen de la mejora económica, Torres (BBVA) ha explicado que el pico de la morosidad se registrará en 2022 cuándo se retiren las medidas de apoyo y se vuelva a la morosidad, el momento en el que habrá un repunte. 

Pero, ha dicho, no se debe de entender como un empeoramiento económico, sino que “se refleja lo que está en las expectativas”. Además, ha enfatizado que los bancos ya han provisionado y esas provisiones subieron de manera “muy relevante” ya en 2020. 

En el caso concreto de BBVA, en el primer trimestre del año pasado se provisionó un 50% más de lo que hubiese sido normal por la crisis de la Covid, pero ahora “irán a la baja”, y alcanzará el pico en 2022. 

Tanto el presidente de BBVA como la vicepresidenta segunda han descartado que la crisis económica pueda trasladarse al ámbito financiero y provocar una crisis de la magnitud de la crisis de 2008. 

Calviño resalta la mejora de expectativas

La vicepresidenta segunda y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, ha destacado que tras 15 meses “duros” de pandemia la recuperación “esta en marcha”, gracias sobre todos a la mejora de las expectativas de los agentes económicos y de los ciudadanos.

Además, ha indicado que el ritmo de salida de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) se ha acelerado en los dos últimos meses hasta situarse en unos 460.000 trabajadores, la mayoría a tiempo parcial, en paralelo a la mejora de los datos de afiliación a la Seguridad Social.

Según Calviño, el resto de indicadores van también en esa “dirección positiva” y abre una “perspectiva de crecimiento muy intenso para 2021 y 2021”, de forma que todos los organismos coinciden en que España será uno de los motores de recuperación de Europa y uno de los países con mayor crecimiento del mundo. 

De hecho, ha indicado que se podrá recuperar los niveles de crecimiento previos a la pandemia ya en 2022 y la senda de crecimiento anterior a la pandemia en 2023, gracias a las medidas aprobadas que han permitido evitar una situación “catastrófica” de caída del PIB y proteger una base “sólida” para la recuperación. 

Todo ello, ha dicho, gracias a la batería de medidas implementadas, con unos 27.500 millones de gasto en ERTE entre el pago de sueldos y cotizaciones. Ala Seguridad Social desde mayo del año pasado y más de 7.000 millones en la prestación extraordinaria para autónomos entre marzo de 2020 y septiembre de 2021. 

En total, ha cifrado en 150.000 millones de euros la emisión de deuda pública entre 2020 y 2021 para sufragar las medidas destinadas a paliar los efectos de la Covid-19. 

Reformas e inversión para transformar la economía

A largo plazo, Torres Vila ha pedido aprovechar la fase de crecimiento para “transformar la economía” y prepararse para el mundo que está en “fase de cambio radical”, ya que la descarbonización de la economía es la “mayor disrupción de la historia humana”. En este punto, ha indicado que la automatización y la robotización afectará a campos como el de la losgística, los laboratorios, la agricultura, el mundo comercial, los servicios y el propio hogar. 

Igualmente, ha remarcado que España necesita avanzar en reformas estructurales para aumentar los efectos de los fondos, sobre todo en el campo de la educación, así como invertir en promover la formación de los trabajadores en activo con una implicación mayor de las organizaciones empresariales y el reciclaje, especialmente en nuevas tecnologías.

Ha pedido también implementar mejoras en el empleo, para hacerlo más flexible y seguro, lo que permitirá la reasignación de trabajadores hacia sectores y empresas en auge y nuevos puestos de trabajo, como modelos digitales, negocios basados en datos e inteligencia artificial, energías limpias y eficiencia energética.

La inversión en capital humano es la inversión más rentable para las personas y para la sociedad“, ha enfatizado Torres Vila, quien ha abogado por que el sector privado y el financiero en particular asuma su responsabilidad y juegue un papel “muy relevante” en el proceso.

Para ello, ha apuntado ideas como promover para los propios empleados acciones formativas y programas de movilidad interna con foco especial en las competencias y habilidades digitales; la inclusión digital y contribuir al reto de la sostenibilidad asumiendo los compromisos ‘net zero’ en lo referente al negociio con clientes y proveedores.