Bruselas pone la lupa en las medidas del Gobierno para abaratar la luz

La Comisión europea ve con buenos ojos tomar medidas para mitigar la subida de la luz en el bolsillo de los consumidores, pero no intervenir el mercado

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, en un discurso en el Parlamento Europeo en Estrasburgo. EFE

El vicepresidente ejecutivo de la Comisión Europea, Frans Timmermans, ha anunciado este miércoles que estudiarán las medidas que el Gobierno de España ha anunciado para paliar el desorbitado aumento del precio de la luz pero también ha avisado que no contemplan hacer una revisión del mercado energético a corto plazo.

Según ha avanzado la agencia Europa Press, desde Bruselas aseguran que harán lo posible para que los consumidores no queden afectados por “las fluctuaciones del mercado” y están en contacto estrecho con el Gobierno de España tan solo un día después de que el Ejecutivo hiciera público el paquete de medidas impulsado desde el Ministerio de Transición Ecológica.

Entre las medidas acordadas en el Consejo de Ministros del pasado martes, se encuentra la obligación de que las compañías eléctricas devuelvan parte de sus beneficios extraordinarios al repercutir sobre las centrales de generación de electricidad los costes de gas que no soportan, un recorte valorado en hasta 2.600 millones de euros.

Además, las principales eléctricas españolas tendrán que ofertar electricidad de forma proporcional a su cuota de mercado. Entre ellas, la vicepresidenta mencionó el pasado martes a Naturgy, Endesa, Iberdrola o EDP. También se ha limitado la subida de la tarifa regulada del gas natural al 4,6%, lejos de la subida prevista del 29% para el próximo mes de octubre.

Se bajará también el impuesto especial eléctrico del 5,11% al 0,5 % hasta final de año y se mantendrá la suspensión del impuesto a la generación (7 %) también hasta finales de diciembre, lo que se suma a la bajada del IVA de la luz del 21 al 10% y se garantizará temporalmente un “abastecimiento mínimo de confort con una potencia de 3,5 kilovatios”, entre otras medidas.

Por su parte, Timmermans ha hecho distinción entre las medidas destinadas a mitigar las fluctuaciones del mercado y las dirigidas a la intervención sobre el mismo. En este sentido, ha considerado a priori que intervenir en los beneficios de las grandes eléctricas es una decisión que “no se puede decidir de la noche a la mañana”.

Para mitigar los efectos de las fluctuaciones del mercado en los consumidores hay herramientas que, desde Bruselas ven, en principio, con buenos ojos pero “el rediseño del mercado es otra cosa, que se puede discutir pero por lo que está pasando ahora no puedes inmediatamente quitar los principios de mercado del mercado energético”, ha asegurado.

Timmermans ha lanzado un mensaje de tranquilidad al finalizar su intervención ya que, según los estudios que está elaborando la propia Comisión Europea, el precio de la luz debería volver a bajar a partir del año que viene, aunque todavía no se sabe en qué términos ni cuánto bajará.