Díaz y Garamendi afrontan los acuerdos que marcarán la reforma laboral: SMI y Ley de riders’

El Ministerio de Trabajo y CEOE se reúnen este martes y jueves para seguir avanzando en el diálogo social

Yolanda Díaz se saluda con el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. / EFE

Yolanda Díaz se saluda con el presidente de la patronal, Antonio Garamendi, en una imagen de archivo. / EFE

Yolanda Díaz y Antonio Garamendi estudian detalladamente los movimientos de uno y otro. Como si de una partida de ajedrez se tratara, la ministra de Trabajo y el presidente de la CEOE estudian todas y cada una de las declaraciones que han hecho en las últimas fechas para sentarse dos veces en apenas tres días. Y lo que queda en el horizonte.

Este martes, el equipo del Ministerio de Trabajo convocó a los agentes sociales para uno de los temas que más ampollas ha levantado en la patronal: la subida del salario mínimo interprofesional. 48 horas después, sindicatos, CEOE y Díaz se volverán a ver las caras para firmar el borrador definitivo que regule a los riders.

A pesar de las buenas intenciones y de las llamadas permanentes a la vía del diálogo, las relaciones entre patronal y Gobierno no pasan por su mejor momento. Y eso, que Yolanda Díaz ha conseguido darse un apretón de manos con Antonio Garamendi en un puñado de ocasiones. Algo que ahora parece mucho más complicado.

Un salario mínimo que no gusta a Garamendi

A principios de diciembre, el ministerio de Trabajo explicaba que tenía la intención de aplicar una nueva subida al salario mínimo interprofesional. A pesar de que el incremento no superará la barrera de los 1.000 euros, tal y como ya contó este medio, desde la patronal se insiste en que no es buena idea tocar este tema. 

Antonio Garamendi ha dejado claro por activa y por pasiva durante las últimas semanas que en plena pandemia “no es momento” de hablar de subida de sueldos “Con la situación en la que están las empresas, especialmente las más vulnerables; después de que el año pasado no se indexaron los contratos públicos que afectan a una serie de empresas al salario mínimo y valorando con toda claridad que lo importante es el empleo, que incluso la propia Unión Europea ha planteado en un documento que habría pérdida de empleos como consecuencia de la subida, desde luego, no es el momento de hablar de estos temas”, dijo recientemente.

Mientras, los sindicatos juegan un papel fundamental en esta batalla. Tanto CCOO como UGT han ejercido presión al Gobierno para apresurar los tiempos y que el incremento de las nóminas de los trabajadores se infle antes de que acabe el año. 

El jueves tocan los ‘riders’

Como se subrayaba en párrafos anteriores, dos días después, los agentes sociales y el Ministerio de Trabajo se volverán a ver las caras. En esta ocasión para intentar cerrar un episodio que se alarga demasiado en el tiempo.

Los borradores de la llamada Ley de los riders se suceden, pero ninguno llega a buen puerto. La última reunión acabó con el puñetazo sobre la mesa de la CEOE. El organismo dirigido por Garamendi se cerró en banda y, según fuentes de la negociación, la patronal dejó claro que hasta enero no tendría nada nuevo que aportar.

No obstante, Yolanda Díaz volvió, una vez más, a convencer a los empresarios para intentar buscar soluciones. Fuentes de las negociaciones desvelan que CEOE ahora se abre a valorar la creación del registro de plataformas digitales. Recordemos que dentro de la patronal existe una división puesto que hay compañías del sector de logística que no apoyan la postura de Garamendi, que se alinea con Glovo, puesto que entienden que estas empresas deben pagar también la Seguridad Social a sus trabajadores.

De fondo, la reforma laboral

De lo bien o de lo mal que salgan las reuniones del salario mínimo interprofesional y la ley de riders se podrán sacar conclusiones de cara a otro de los careos al que se enfrentarán Yolanda Díaz y Garamendi: la reforma laboral.

El Ministerio de Trabajo considera primordial acometer una reforma estructural laboral de nuestro país, tal y como pide el Banco de España o la Unión Europea aunque, desde CEOE, insisten en que tampoco es el momento. 

Por otra parte, los sindicatos también meten presión a Yolanda Díaz y en este sentido el secretario de UGT, Pepe Álvarez, dijo recientemente que “a partir de enero es una condición indispensable retomar la reforma laboral para continuar la concertación social”. 

Los ERTE, en enero

Pero las agendas de la ministra y de agentes sociales también tienen que completarse con las reuniones que tendrán que llevarse a cabo por la extensión de los ERTE. El próximo 31 de enero expira la prórroga que decretó el Gobierno y, por tanto, tocará negociar una vez más.

No obstante, estas negociaciones parece que se tomarán en otro contexto ya que las posiciones están mucho más cercanas y, además, se sentarán otros ministerios, como el de Seguridad Social. 

El ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, garantizó la prórroga de los ERTE más allá del 31 de enero si fuera necesario como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de Covid-19, y ha querido dejar claro que la prórroga hasta esa fecha no debe entenderse como un “punto final” en el proceso.