El automóvil pone fecha de caducidad a la crisis del Covid-19 (pero en España llegará más tarde)

Los grandes popes de la automoción europea aseguran que el mercado recuperará la pulsión prepandemia en 2022 y que el año que viene todavía será complicado

El primer paso para errar una predicción es hacerla. Y durante la crisis del coronavirus fueron muchos los que se atrevieron a dar pronósticos y salieron escaldados. Sin embargo, cuando todas las voces de una industria se alinean conviene, al menos, escucharlas. En la automoción, los principales directivos de Europa ya se atreven a poner fecha para la recuperación del sector: 2022. España, como en prácticamente todo, tardará más en recobrar el pulso.

Durante este mes de noviembre, tanto el consejero delegado de Renault, Luca de Meo, como su homólogo en Volkswagen AG, Herbert Diess, coincidieron a la hora predecir que 2021 será todavía un año de transición hasta que la industria vuelva a niveles precovid en 2022. Solamente faltó el primer ejecutivo de PSA, Carlos Tavares, para completar la Santísima Trinidad de la automoción del Viejo Continente.

Primero se expuso el directivo alemán en una comparecencia con analistas. El dirigente aseguró que el grupo mantiene sus objetivos empresariales para 2025 y añadió: “en 2022 la compañía debería volver a los niveles anteriores a la crisis”.

De este modo, 2021 se perfila como “un año de transición”, con una progresiva recuperación de las entregas y las ventas en comparación con el ejercicio actual.

En términos parecidos se expresó De Meo en un encuentro con periodistas españoles. El italiano piensa que la recuperación no se dará “hasta 2022”, pero confía en que los brotes verdes llegarán “a partir de la primavera de 2021, cuando se notará un rebote muy rápido a medida que se vayan levantando las restricciones porque la gente querrá consumir”.

España llegará más tarde

Pero igual que sucede con la mayoría de indicadores económicos, la normalización del automóvil también llegará más tarde en España. Fuentes de la patronal de fabricantes Anfac se alinean con la predicción de los popes de la automoción, aunque con matices. “Vemos que el mercado se recuperará a finales de 2022”, explican a Economía Digital.

“El español es el mercado europeo que más lento sube y las previsiones del PIB y de los analistas no son las mejores; creemos que en 2022 empezará la recuperación y que a finales de año volveremos a cifras parecidas a las de 2019”, añaden. Para empezar, deberán sobreponerse a un desplome de las ventas que, al cierre del mes de noviembre, ya ronda el 35%.

En la misma línea se alinea la patronal de concesionarios, Faconauto. Un portavoz de la organización asegura que todavía carecen de previsiones para 2022, pero que la remontada no llegará en 2021. Para el año que viene, auguran un crecimiento del 20% frente a los 850.000 automóviles que se comercializarán en 2020; un incremento que deja la cifra en alrededor de 1,02 millones de coches vendidos.

Aunque positivo,  el dato todavía será inferior a los 1,2 millones de vehículos nuevos que salieron a la carretera en 2019.​