España mandará un 18% más de gas a Francia por Irún pese a la oposición de Macron al MidCat

El conducto une la planta de regasificación Bahía, en Bilbao, y el almacenamiento de Gaviota, en Bermeo, con el almacenamiento subterráneo del municipio francés de Lussagnet

GRAFCAV380. IRUN (GIPUZKOA), 22/09/2022.- La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha visitado este jueves la Estación de Compresión de Enagás en Irun (Gipuzkoa), junto al consejero delegado de la compañía, Arturo Gonzalo . EFE/Javier Etxezarreta.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, visita la Estación de Compresión de Enagás en Irun (Gipuzkoa). EFE/Javier Etxezarreta.

La Estación de Compresión de Euskadour, ubicada en el municipio vasco de Irún, ampliará en 1.500 millones de metros cúbicos. En concreto, desde el 1 de noviembre, de forma que España podría suministrar a Francia el equivalente al 6% de su consumo de gas, mientras el país galo sigue oponiéndose al nuevo MidCat por los Pirineos.

La vicepresidenta del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha visitado junto con el consejero delegado de Enagás, Arturo Gonzalo, esta infraestructura, «clave» para enviar el gas natural a Francia a través del gasoducto bidereccional de Irún.

«La estación está ya técnicamente preparada para enviar ese gas cuando los franceses lo soliciten», ha explicado Ribera a los medios de comunicación, tras la visita a las instalaciones del gasoducto de Euskadour, que une la planta de regasificación Bahía de Bizkaia Gas (BBG) de Bilbao y el almacenamiento de Gaviota, en Bermeo, con el almacenamiento subterráneo de Lussagnet (Francia).

La nueva configuración de la Estación, con la puesta en marcha de un nuevo compresor, estará en pleno funcionamiento el 1 de noviembre. Aunque técnicamente ya está preparada para ello, es necesario realizar ajustes con el sistema francés y llevar a cabo la comercialización por parte de los operadores.

Según los datos técnicos facilitados por el Ministerio de Transición Ecológica, la capacidad de la estación pasará de 2.000 millones de metros cúbicos (2 BCM) al año a 3,5 BCM.

La otra conexión existente con Francia, situada en Larrau (Navarra), tiene una capacidad de 5 BCM al año con lo que el posible suministro al país galo por estas vías pasa de 7 BCM a 8,5 BCM al año.

Fortalecer las infraestructuras eléctricas y gasistas

Europa «no puede depender de Rusia», ha señalado Ribera, quien ha recordado que la soberanía energética pasa por el despliegue de las renovables, la eficiencia y el almacenamiento, pero también requiere fortalecer las infraestructuras eléctricas y gasistas, para lo cual es necesario reforzar las interconexiones «pensando en clave de futuro con el impulso del hidrógeno».

Italia ha habilitado un «gasoducto virtual» para alimentar a sus propias plantas de regasificación con pequeños buques metaneros que irían a cargar a las plantas españolas

En este sentido ha destacado que, a principios de 2023, estará plenamente operativa la regasificadora de El Musel, en Gijón. También, ha anunciado que hoy ha aprobado tres proyectos que maximizarán la conexión con Italia.

Para ello se adaptará el pantalán de la planta regasificadora de Enagás en el puerto barcelonés para aumentar la capacidad de carga que podrán llevar el gas a las costas de Italia.

Además Italia ha habilitado un «gasoducto virtual» para alimentar a sus propias plantas de regasificación con pequeños buques metaneros que irían a cargar a las plantas españolas, «principalmente Barcelona, quizá Cartagena», ha explicado.

Romper con la dependencia energética

Ribera ha trasladado la voluntad de España de «contribuir frente a la emergencia energética que vive el centro y norte de Europa por el chantaje de Putin utilizando las infraestructuras de regasificación que ya tiene en beneficio del conjunto de países europeos».

Ha remarcado que la visita se produce en un día «particularmente sobrecogedor» por la «crueldad» del presidente ruso, Vladimir Putin, que con sus «provocaciones ha llevado a su pueblo a una situación enormemente dolorosa».

La ministra ha trasladado su respaldo a la sociedad ucraniana, al pueblo ruso, «amenazado por la tiranía de su líder, así como a la sociedad europea que vive un chantaje».

Ha hecho hincapié en la importancia de que Europa se mantenga unida buscando la «máxima la flexibilidad» para que «cada cual aporte» al objetivo común de romper con la dependencia energética de «un autócrata como Putin».

La ministra ha remarcado que ahora hay que «ofrecer un respuesta rápida en una situación de emergencia», un asunto en el que la interconexión con los países vecinos es determinante.

Ha indicado que España es una país «clave», ya que cuenta con seguridad de suministro y capacidad de regasificación, y es «su obligación contribuir desde el punto de vista físico con el apoyo del gas».