Este es el día más barato para echar gasolina

Conviene evitar los días de mayor demanda y las gasolineras que están en las autovías, así como pensar en otros trucos de ahorro de combustible durante el viaje

Los combustibles continúan en máximos históricos de precio a pesar de sus bajadas en las últimas semanas. Según los últimos datos del Boletín Petrolero de la Unión Europea, el precio con impuestos, de la gasolina 95 se sitúa de media en los 1,902 euros el litro y el del gasoil en los 1,893 euros.

La escalada que sufren ambos carburantes desde que comenzó 2022, situación que se ha visto agravada tras la invasión rusa de Ucrania, ha provocado que el precio de la gasolina haya aumentado cerca de un 15% desde la primera semana de enero hasta la primera de agosto, frente al 26% que se ha encarecido el gasóleo.

Por ello, conviene saber qué día es mejor repostar. Si tienes en cuenta algunas premisas generales y no esperas a estar en reserva para ir a la gasolinera, tu bolsillo puede salir beneficiado.

Evitar los sábados y las gasolineras de las autovías

Según aconseja el club de automovilistas RACC, es más barato repostar los lunes que los jueves, aunque lo más importante si quieres ahorrar es evitar llenar el depósito los sábados, el día más caro. «Las marcas distribuidoras suelen aprovechar los patrones de movilidad colectivos para ajustar sus políticas comerciales, de manera que los días de mayor demanda los precios son más altos«, explican.

Por otra parte, es mejor repostar unos días antes de una operación salida en vez de esperar al último momento. Además de acudir a una gasolinera que no esté en la autovía.

Sin embargo, las gasolineras cambian sus precios constantemente, por lo que es recomendable consultar los datos en tiempo real publicados por el Ministerio para la Transición Ecológica en su geoportal.

Otros trucos para reducir el gasto en combustible

Otros trucos para ahorrar en combustible, más allá de elegir la gasolinera más barata, es reducir ligeramente la velocidad del desplazamiento en los viajes por autovías. Bajar de 120 km/h a 110, por ejemplo, puede disminuir el gasto en torno a 0,3 litros cada 100 kilómetros.

También contribuye llevar las ventanillas bien cerradas en el viaje, mantener los neumáticos con suficiente presión y no transportar demasiado equipaje. Así como evitar acelerones y apagar el motor en detenciones largas, como puede ser una retención.

Apagar el aire acondicionado puede ayudar en vehículos antiguos donde suele haber conexión física con el motor. Sin embargo, los coches más modernos tienen el compresor del aire acondicionado desacoplado del motor, por lo que encenderlo apenas tiene incidencia en el gasto de combustible.