El Gobierno propone cambios en la jubilación activa que afectan a los autónomos

El objetivo del Gobierno es evitar la salida temprana del mercado laboral y preservar la estabilidad financiera del sistema

El presidente del Gobierno y la vicepresidenta primera, Pedro Sánchez y María Jesús Montero. EFE/Javier Lizón

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones se ha planteado modificar las condiciones de la jubilación activa, recortando el porcentaje a cobrar los primeros años, lo que tendrá un impacto significativo en los trabajadores autónomos, que representan el 91 % de quienes optan por esta modalidad de retiro.

Según la propuesta gubernamental, los autónomos con empleados enfrentarían condiciones más estrictas, debiendo esperar cinco años para cobrar la pensión íntegra después de jubilarse, en lugar de recibirla de inmediato, como ocurre actualmente.

La jubilación activa permite a los jubilados trabajar por cuenta propia o ajena, siempre y cuando sus ingresos anuales no superen el salario mínimo interprofesional (SMI), sin necesidad de cotizar a la Seguridad Social. La propuesta del Gobierno implica reducir el porcentaje de pensión a recibir durante los primeros años de jubilación activa, aumentándolo gradualmente a partir del tercer año.

De acuerdo con los últimos datos, a finales de enero había 64.382 jubilados activos en la Seguridad Social, siendo 58.598 de ellos autónomos, de los cuales solo el 28,8 % cobraba el importe íntegro de su pensión.

Durante los dos primeros años después de la jubilación, el porcentaje de pensión a recibir se reduciría en comparación con la regulación actual. Sin embargo, a partir del tercer año, se igualaría y aumentaría gradualmente.

Un grupo de autónomos durante su jornada laboral. Foto Pixabay

Después del año obligatorio de demora tras alcanzar la edad de jubilación ordinaria, la propuesta establece que trabajar sea compatible con cobrar el 30 % de la pensión. Este porcentaje aumentaría al 40 % en el segundo año, al 50 % en el tercero y al 75 % en el cuarto. Pasados cinco años de jubilación, sería posible seguir trabajando y cobrar el 100 % de la pensión.

El Gobierno ha estado trabajando durante años para retrasar la edad de jubilación mediante incentivos, como la jubilación demorada, que ofrece un aumento del 4 % en la pensión por cada año trabajado adicional. Sin embargo, los trabajadores también tienen la opción de seguir trabajando y cobrar parte o toda su pensión de jubilación, en lo que se conoce como envejecimiento activo.

Los autónomos consideran que recortan sus derechos

El presidente de la asociación de autónomos ATA, Lorenzo Amor, ha considerado que la propuesta gubernamental “recorta derechos a los autónomos al retrasar la edad en la que pueden beneficiarse del cobro completo de la pensión”.

Del mismo modo, la propuesta también aborda cambios en la jubilación parcial anticipada, sugiriendo que el relevo se realice con un contrato indefinido y una base de cotización mínima del 75 % de la del jubilado parcial.

El objetivo del Gobierno es evitar la salida temprana del mercado laboral y preservar la estabilidad financiera del sistema, aunque los sindicatos ya han expresado su oposición a estos cambios por considerar que reducen los derechos de los empleados. La próxima reunión de la mesa de diálogo social está programada para el 22 de abril.

Recibe nuestra newsletter diaria

O síguenos en nuestro  canal de Whatsapp