Recta final de la fusión: los accionistas de Caixabank y Bankia votan en cuatro días

Las juntas de accionistas de los dos entidades tienen que dar luz verde a los acuerdos sobre el canje de títulos para formalizar el mayor banco de España

La creación del que será el primer banco en activos de España ha quedado en manos de los accionistas. Las juntas de Caixabank y Bankia se reunirán la próxima semana para evaluar todas las condiciones de la absorción y decidir si finalmente dan luz verde a la operación. El 3 de diciembre es la fecha marcada en rojo en el calendario para conocer la decisión definitiva.

Los accionistas de Bankia serán los primeros que emitirán su juicio. Se concentrarán el próximo lunes en el Palacio de Congresos de Valencia para dar su visto bueno a una fusión que hará desaparecer para siempre el nombre del banco madrileño que se incorporará a la marca de Caixabank.

Apenas dos días después, serán los accionistas del banco catalán los que tendrán que dar luz verde a la complicada operación que revolucionará todo el mapa bancario español. Si finalmente se muestran a favor, la nueva entidad podría estar constituida de forma definitiva en el primer trimestre del 2021.

Los accionistas de los dos bancos se pronunciarán después de una intensa negociación que ha permitido establecer el precio del canje de las acciones. Los de Caixabank aglutinarán el 74,2% del capital de la nueva entidad, mientras que los de Bankia aportarán el 25,8% restante.

Gorigolzarri presidirá el nuevo banco 

El resultado será un banco que saltará directamente hasta la primera posición de la lista en España. Superará los 664.000 millones de euros en activos y dará servicio a más de 20 millones de clientes repartidos por toda España. Manejarán una cuarta parte de los créditos y los depósitos de todos los ciudadanos del país.

El nuevo banco estará presidido por el actual presidente de Bankia, José Ignacio Gorigolzarri, mientras que el consejero delegado de Caixabank, Gonzalo Gortázar, será el primer ejecutivo del banco fusionado. Un tándem que buscará pelear por controlar el sector contra otros gigantes como BBVA o el Banco Santander.

Para lograrlo ya han adelantado un plan de reestructuración en el que invertirán 2.200 millones de euros con el objetivo de eliminar las duplicidades en las oficinas y sucursales de las dos entidades. Un proyecto que andará a la calle a entre 5.000 y 10.000 empleados de las dos entidades. Un golpe más al drama de los despidos en la banca que se ha saldado con más de 135.000 despidos en poco más de una década.

Funcas da el visto bueno a la fusión de Caixabank y Bankia

La fusión de los dos bancos reducirá todavía más el mapa bancario español que se ha quedado en un puñado de manos en los últimos 12 años, tras la desaparición de las populares cajas de ahorro y la unión de diferentes entidades. A pesar de este hecho, Funcas ha dado el visto bueno a la absorción que considera que incrementará la competencia.

Un artículo incluido en sus Cuadernos de Información Económica admite que la concentración bancaria en España todavía es “moderada”, por lo que no limitará la rivalidad entre los bancos. Por el contrario, prevén una incorporación en el mercado de nuevos agentes procedentes del sector tecnológico que aumentará la competitividad.

Los expertos de Funcas han reconocido además que las fusiones representan un mecanismo muy útil para paliar las consecuencias de la crisis del coronavirus que ha hundido la rentabilidad de los bancos. “A corto plazo, aumentan los ingresos, vía cantidades, en un contexto de tipos de interés negativos y de creciente morosidad“, han enfatizado.

Los analistas presentan esta vía de salida como una oportunidad ante la incertidumbre económica que ha provocado la pandemia de Covid-19 que previsiblemente provocará un impacto negativo en las cuentas de los bancos españoles que recuerda a la última gran crisis financiera internacional. “Está por ver si desembocará en un episodio de inestabilidad financiera que nos recuerde la crisis de 2008″, han señalado los expertos en el artículo.