Telefónica apuesta por Indra para llevar la fibra óptica a las zonas rurales de Alemania

Será la encargada de instalar 50.000 kilómetros de red de internet de alta velocidad para dar servicio a cerca de 2 millones de hogares

Indra será la compañía encargada de extender la nueva red de fibra óptica por los pueblos de Alemania. Unsere Grüne Glasfaser (UGG), sociedad participada por Telefónica y Allianz, ha escogido a la empresa española de tecnología de defensa para impulsar el despliegue de la conexión de internet por el país germano a través de su filial Minsait.

UGG ha obtenido recientemente la autorización por parte de la Comisión Europea para poner en marcha 50.000 kilómetros de fibra a lo largo del territorio alemán, lo que implicará una inversión de cerca de 5.000 millones de euros durante los próximos seis años.

El objetivo del proyecto pasa por hacer llegar la red nacional de fibra hasta más de dos millones de hogares ubicados en las zonas rurales que actualmente no disponen de una conexión de alta velocidad. Son todo municipios de menos de 10.000 habitantes.

La sociedad ha apostado por Minsait porque están desarrollando actualmente los sistemas de gestión que permitirá la planificación y el mantenimiento de la nueva red de fibra. La empresa española será la encargada del diseño de la nueva estructura y también del la ejecución del despliegue de la red, según han informado en un comunicado.

La filial de Indra gestionará los proyectos, las obras y los emplazamientos de la fibra óptica a lo largo del entorno rural alemán, así como el inventario de recursos y de topología. Además, se encargará también de las labores de mantenimiento, de la gestión de las incidencias o de dirigir a los equipos de trabajo sobre el terreno.

No es la primera vez que Minsait alcanza un acuerdo con Telefónica para llevar a cabo una instalación de estas dimensiones. Ambas compañías ya han colaborado para trasladar la fibra óptica a regiones rurales de España o de Sudamérica

Indra logra una victoria en Alemania tras su último traspiés

El nuevo acuerdo reforzará el papel de Indra en Alemania, después de que la compañía española se haya quedado fuera de otros proyectos estratégicos en el país europeo. La empresa perdió la puja internacional por hacerse con el 25,1% de Hendsoldt, la empresa especializada en la fabricación de electrónica militar.

Leonardo, su principal competidor en Italia, se impuso en la pelea con una puja de 606 millones de euros en un momento de inestabilidad en el seno de Indra, marcado por la destitución de Fernando Abril-Martotell como presidente que ha desencadenado un fuerte debate político sobre las injerencias del Gobierno de Pedro Sánchez.

Carlos Villar